Imagen de Anónimo

Login


Bob Dylan en vivo: tres perspectivas

En algún momento alguien abrió la caja de pandora, y en este país todo fue posible.

Tras las presentaciones de Green Day, Metallica y Pearl Jam (entre otros) el margen de lo "imposible" se ha ido haciendo más y más estrecho. Así, nombres como el de Dylan y McCartney ya no resultan disparatados, a tal punto que este fin de semana fue posible tomar esta foto en nuestra querida Heredia. Parece una broma, pero no lo fue.

Lo sabemos porque estuvimos ahí, lo vivimos. Tres de nuestros agentes, desde distintos puntos de vista documentaron para 89decibeles una noche histórica que sin duda quedará marcada como una de las más memorables que ha vivido el para muchos infame Palacio de los Deportes. La poca popularidad del recinto no impidió el llenazo inevitable y más bien fueron muchos los que se quedaron con las ganas de sumar su voz a la de todos los que asistieron al chivo. Así lo atestiguaron las aceras cercanas al Gimnasio y los numerosos mensajes de desconsuelo en Twitter y Facebook. 

¿De qué se perdieron los que no fueron? ¿Qué vivieron los que sí asistieron? No los entretengo más, los dejo con las impresiones de nuestros redactores: Bob Dylan a tres voces.

- Diego.

Desde gramilla

Primero me gustaría hablar de Foffo Goddy, quienes sacaron la faena de abrir un concierto de tan alto perfil maravillosamente. Los muchachos se mostraron sólidos a pesar de las limitaciones de sonido y una inesperada falla técnica (el banjo de Arturo Pardo murió durante la última canción) que resolvieron con creatividad, humor y talento. El dúo se robó las risas, palmas y vítores del público que poco a poco iba entrando al Palacio de los Deportes. Además, quiero otorgar un bonus de orgullo-puntos para Eduardo Mena y Juan Carlos Pardo (de 424) quienes estuvieron ayudando durante la presentación.

Bob Dylan salió al escenario a las 7:57 p.m. y el auditorio se rindió frente a él. El sentir del público en ese instante se podría resumir en el comentario del chico sentado a mis espaldas: “ese es Dios”. Tal y como era de esperarse, los costarricenses respondieron con sus brazos y corazones abiertos a la leyenda de Duluth. Pero... más allá del frenesí y la emoción frente al gigante, más allá de su incuestionable legado e influencia y de la suma de expectativas en todos los asistentes: ¿Fue un concierto impecable y tan emocionante como apuntan la mayoría de los testimonios? No lo creo. Me parece más bien que algunos han transformado su fanatismo en condescendencia y aunque como devota de Dylan puedo entenderlo no por eso abordo ese tren.

Estamos todos de acuerdo en que la banda que acompañó a Bob se lució y en que él mismo conserva aún a sus 71 años sus habilidades de interpretación instrumental (cada vez que sacó su armónica reinó la locura); sin embargo, el concierto me dejó un sinsabor que todavía hoy no logro quitarme. Sé muy bien que estamos hablando de un adulto mayor y que debemos comprender el contexto, pero realmente me dolió escuchar algunas de las melodías más hermosas de la música moderna siendo maltratadas por ladridos incesantes. No me molesta que las letras resultaran ininteligibles, Bob no es conocido por su buena dicción y eso está bien, es parte de su sello. Tampoco me incomoda que no conversara con la audiencia, cada artista tiene su estilo en escena y el suyo es de pocas palabras. Estoy bien con que el hombre se mueva únicamente lo necesario y no me hace falta un espectáculo pomposo para apreciar su música; lo que si me hace falta es escuchar el alma melódica de sus composiciones. Yo no quiero que me hablen “Blowin’ in the Wind”, quiero que me la canten, quiero sentirla viva.

Este trago amargo no significó que no disfrutara de algunos momentos del concierto (“Ballad of a Thin Man” fue particularmente grandiosa) o que no me haya impactado ver a la leyenda viva ahí frente a mis ojos (el señor disfruta lo que hace y eso es conmovedor), pero muchachos ser objetivos y honestos no le quita nada a Bob ni a su trabajo ni a su legado. No me malinterpreten, no pretendo ser exigente ni exquisita, pero si algo le debo a Dylan (y a ustedes) es honestidad. "You don't understand it, my feeling for you. Well, you'd be honest with me if only you knew".

— Paola Rogue

Desde gradería oeste

El Palacio de los Deportes es un lugar horrible, por donde sea que se le mire. De eso no había duda, pero siempre es sano recalcarlo. Es como La Guácima; nos acercamos a esos lugares únicamente porque no hay de otra. Pero la noche del sábado el panorama no era tan feo. Unas mantas colocadas al lado del escenario, más por cuestiones de acústica que para que se vieran bien, le daban un ambiente íntimo al lugar. Al centro, los instrumentos de la banda de Bob Dylan reposaban todos en perfecta armonía, como si estuvieran todos posando para la fotografía del ansía pre-recital.

A dos voces, Arturo Pardo y Daniel Bissinger, los miembros del trío más pequeño del mundo, Foffo Goddy, pusieron sobre la marcha media docena de temas más uno. Intercalando entre guitarras, banjo, charango, bajo y un sonido aprisionado, el grupo telonero local se notó confiado y relajado (a pesar de los problemas técnicos) mientras más de la mitad del público todavía no efectuaba su ingreso al aforo. Faltaron los buenos chistes que caracterizan a su mitad barbuda, pero sobraron las amenas melodías que los caracterizan y que, en mi opinión, cobran verdadera vida en directo, en contraposición a su único álbum en estudio hasta la fecha.

Un entorno de velorio cobijó al lugar durante el intermedio innecesario entre Foffo Goddy y el dueño de la noche. No había que ser muy ducho para observar alrededor y darse cuenta de que los fanáticos a muerte de Dylan eran una minoría entre la multitud que se acercó por cuestiones de importancia cultural. Y eso está bien. Yo mismo soy uno que todavía no ha podido escalar ni mucho menos superar la trilogía de Bringing It All Back Home / Highway 61 Revisited / Blonde on Blonde, así que ni siquiera sabía bien qué esperar de un concierto más de cincuenta años después de que esas obras de arte cambiaran a la humanidad para bien.

Amo anti-complaciente, Dylan pudo brindar cualquier tipo de concierto que de todas formas los vítores iban a sobrar. Maestro de la irreconocibilidad, interpretaba sus temas con arreglos que los colocaban como noveles, mientras yo disfrutaba del tiempo y espacio puestos en pausa por música que, al rato, me daba cuenta que conocía, pero con otra piel. Más allá del recelo, mi cuerpo se dejaba llevar por la musa, se exaltaba con la ronca y áspera vocalización de Dylan, y se estremecía cada vez que sus labios se acomodaban para soplar la armónica.

Quise, por un momento, quedarme solo y que bajaran las luces para así poder encender un cigarro y, aunque no tomo whisky, servirme un trago y levantarlo cada vez que mi corazón me daba a entender que el momento era intensamente positivo. Pero no se pudo. No voy a mentir y decir que canté todas las canciones, pero sí seré honesto al afirmar que durante esos 18 temas me hizo falta un babero por la impresión que me dejó la música que esa noche sonó y rebotó. Eso no lo veía venir; yo pensé que iba a ser un concierto aburrido.

Alessandro Solís

Desde gradería este

Bob Dylan es mi artista favorito. Empiezo con eso, para de una vez dejar claro que en esta reseña hay todavía menos objetividad de la usual. Pero al mismo tiempo, a la hora de explicar por qué me gusta tanto Dylan, fácil puedo caer en la incoherencia (ya lo he hecho dos veces). Entonces no los voy a aburrir tratando de racionalizar algo que seguramente es irracional. Basta con decir que mi fanatismo por Dylan traspasa lo musical y pasa a englobar la actitud y la personalidad de Bob como artista: su espíritu aventurero, su carácter hostil hacia aquellos que buscan encasillarlo, su tenacidad a la hora de imponer sus propias reglas y, particularmente, el hecho de que tratar de comprenderlo es prácticamente imposible. Dylan siempre ha sido un misterio y eso con el tiempo no cambia.

Con eso fuera del camino, la verdad es que no esperaba mucho de este concierto. Por esas mismas particularidades de Dylan, soy bastante consciente de que él no es un showman a la usanza de Paul McCartney o Mick Jagger (por mencionar a un par de sus contemporáneos). Sus conciertos no son extravagantes, su presencia escénica dista de ser particularmente notable (pasa la mayor parte del tiempo detrás de su teclado) y su voz no podría estar más quebrada. Si cuando joven Dylan nunca sintió la necesidad de probarle nada a nadie, menos lo va a hacer ahora que tiene su puesto asegurado en el panteón de la música popular. Tomando en cuenta esos antecedentes, era fácil imaginarse a Dylan en auto-piloto, solamente cumpliendo con el compromiso.

Sin embargo, el concierto me pareció entretenido, sólido e, incluso, hasta conmovedor. Musicalmente, la banda de Dylan es una máquina bien aceitada que funciona a la perfección; Bob ha trabajado con ellos ya por más de una década y se conocen al dedillo. Las canciones, claro, son inmortales y, aun cuando Dylan gusta de variarlas en mayor o menor medida, su poder no disminuye. Y por último está el viejo cascarrabias, ese que por años ha tratado de confundir las opiniones que la gente se hace sobre él, y la verdad es que si el tipo sigue con su gira interminable después de tanto tiempo es por una simple razón: lo disfruta. Todavía disfruta transportarnos a su mundo extraño y picaresco, ese que solo puede ser descrito como “dylanesco”. Y si nos atenemos a sus términos y condiciones, nosotros también podemos disfrutarlo.

Una vez, en los '60, un reportero le preguntó a Dylan si se consideraba un cantautor o un poeta. “I think of myself more as a song-and-dance-man”, Dylan le respondió. Bailar y cantar; eso fue lo que hicimos el sábado pasado.

Manfred Vargas

Nota del editor: El camotazo de Dylan decidió que no permitiría que se le tomaran fotos ¡el mismo día del concierto! Esto significó una serie de contratiempos para la producción y la prensa. Hemos de destacar que Evenpro procuró alivianar la situación de la mejor forma posible dentro de las circunstancias, incluso facilitándonos la fotografía que utilizamos para ilustrar (obra de Daniel Foulkes). Caso contrario habríamos usado a nuestro ya infame panda para artistas desubicados. También agradecemos a Rodrigo Calvo Cruz por sus videos e imágenes y su constante cariño por este espacio.

13 comentarios

La verdad es que ese concerto cambio de manera radical la situacion de Costa Rica en el mapa mundial (recordemos que todo inicio con la venida de Iron Maiden, pero que viniera Dylan a centroamerica, centroamerica no a Costa Rica, significando su unica llegada al pais en 50 años de carrera es algo increible) gran musica que ha sido de inspiracion para los mas grandes, 50 años de carrera no es jugando y los que estuvimos el sabado en el concierto sabemos que peso tiene tantos años de carrera.

Con referancia al concierto no hay mas que decir, fue demasiado, demasiado es poco, vimos a un Dylan a su estilo, salio en punto (recordemos que salia a las 8pm y salio 3 minutos antes), rapidamente los asistentes nos dimos cuenta de las siluetas entras y yo me dije "ahora si señor ha empezado todo" tocando Leopard-Skin Pill-Box Hat estrepitosamente mis ojos se llenaron de lagrimas al ver a una leyenda viva en el escenario (y aun ahorita que escribo esto tengo los ojos lagrimosos) no lo podia creeer ERA nada mas y nada menos que BOB DYLAN frente a mis ojos, iba a vivir lo que los Beatles vivieron en algun momento (recordemos que los Beatles tambien asistieron a un concierto de Dylan no estoy seguro a cuanto pero si asistieron) viendo el rostro de Dylan se denotaba la seguridad que tiene el señor, tambien debo admitir que cada vez que sacaba la armonica y bailaba en el escenario mi corazon latia a mil por mil, y como paso la primera vez que salio llore como un niño cuando le quitan un dulce y no me da pena admitirlo todo era emocion.

Mientras el concierto transcurria me daba gusto ver que el cantautor estaba disfrutanto el concierto (tal parece que no soy el unico que le parecio de esa forma ya que los autores tambien concuerdan en lo mismo, asi como mis compas que fueron con migo al chivo) ver la sonrisa de Dylan, un hombre que muchos nunca lo han visto sonreir y hasta sus amigos dicen él cuando esta feliz "rié entre dientes" algo que no entendia hasta el sabado por la noche. increible, me lleno de una satisfacion al saber que él disfrustaba como yo y si no aun mas, en realidad para el concierto estuvo bueno de inicio a fin (yo estaba en vip y solo me sente en media pieza, la gente detras mio estaba furiosa por que seguro no los dejaba ver, pero mi cuerpo no respondia se movia al ritmo de la musica), tambien me madreaban todo cuando extendia una manta con una frase de W. Clancy (amigo intimo del Bob de joven) para Dylan (lo cual me creeran loco pero cada vez que la sacaba y la extendia podia ver a Dylan viendome o viendo el mensaje y luego sonriendo, maldita sea no se si fue asi no se si la vio o pero era algo muy intimo dificil de explicar y muy ratificante).

Para terminar por que yo por mi escriberia mil paginas si es posible para poder expresar como me senti en el MEJOR CONCIERTO DE LA HISTORIA DEL PAIS dificil de superar, ver la reaccion de los asistentes mas que todo despues de A Hard Rain's A-Gonna Fall, poniendo a bailar a la gente con Highway 61 Revisited y Thunder On The Mountain euforia con Ballad Of A Thin Man dejando servido para que suene Like A Rolling Stone (gritando todos HOW DOES IT FEEL, TO BE WITHOUT A HOME, LIKE A COMPLETE UNKNOWN, LIKE A ROLLING STONE?, que hasta el mismo autor intento amodar para que todos los presentes los acompañaramos en el coro), All Along The Watchtower significo la salida de Dylan, donde todos gritamos y a mi casi se me sale el corazon donde lo vi ingresar de nuevo minutos despues "FUE INCREIBLE", echandose Rainy Day Women #12 & 35 y Blowin' In The Wind y culminado asi su presentacion (reganlandonos una cancion mas que en sus otras presentaciones, demostrando asi que sl SI ESTABA DISFRUTANDO del concierto), pude cumplir ver a uno de mis artistas favoritos, puder oir y ver lo que hace una leyenda en el escenario y el peso que tiene como tal (en la mayoria de las canciones Dylan estaba tan entregado con el publico y con lo que hacia que improvisar solos para arriba a para abajo y su banda tenia que estar atento para ver lo que iba hacer, rindiendo por que lleva mas de1000 conciertos con ÉL), pero eso no queda ahi, cuando salio luego de Blowin' In The Wind nostros seguiamos euforicos gritabamos por que podia ser la ultima vez que vieramos a BOB DYLAN en un escenario, pero no salio, y estoy seguro que si seguiamos gritando como lo estabamos haciendo hasta podia regalarnos una pieza mas.

En fin un gran chivo, el chivo de mi vida y va estar dificil que lo lleguen a supera.....!!!!!!!!!!  

Imagen de Jon_92
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2011
Karma: 1

Para mi tamb fue magico el concierto, pura alegria para el corazon...

Medio entiendo lo q dice Paola pero la verdad es q todo eso q no le gusto del chivo ya es d sobra manera conocido asi q no lo veo muy valido. Sin embargo para mi El Palacio sono muy bien aunq claro siempre hubieron unos safis.

Dylan bien podria maquillar sus presentaciones con unas coristas q le ayuden a llegar a la notas q el ya no alcanza y ese tipo de muletas pero ya no seria Dylan asi q agradezco haberme permitido ver la historia antes mis ojos. Bob no dijo nada en todo el concert pero para mi lo dijo todo cuando se puso enfrente y levanto sus manos en agradecimiento al publico...

Como puse por ahi tamb a la salida del concierto tuve q comprar una camiseta en el merchandising oficial porque sentí que le debía plata al genio! 

happy crying

Imagen de Servidor de Nadie
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 835

Cirdan, supongo que este fue su momento Diamond Eyes. Me complace, patán.

Muchachos, un delicioso ejercicio de lectura. Ustedes tres juntos se las traen.

Yo estoy mayor, pero recién "descubro" a Dylan. Ando como loco con este tema.

Pero me gusta así, cantado. Varas de camote.

Imagen de Diego Delfino
Desconectado
Empezó: 23 Ene 2008
Karma: 18155

Un minuto de silencio para las personas que no pudieron, o no quisieron ir.

Imagen de nopuedemas
Desconectado
Empezó: 25 Jul 2011
Karma: 187

Cool ver a Dylan pero al chile sonó como concierto de William Shatner.

98
Imagen de 98
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 4102

Yo amé el concierto. Amé incluso el desconcierto que a veces me aparecía. Acostumbrados como estamos a conciertos llenos de pantallas, de tipos contonéandose, de artilugios... era extrañamente delicioso estar ahí, en el Palacio de los Deportes sintiéndonos como en un teatro íntimo escuchando a Dylan. Surreal. ¿El sonido? Creo que se la jugaron. Al principio me quejé porque era poco intenso pero luego entendí que con eso se evitaban los rebotes horribles que siempre padecemos ahí. La verdad, lograr que se entendieran las letras, los solos, que se escuchara la batería con ese detalle es un milagro en el Palacio de los Rebotes.

Amé todo el concierto y también lo lamento por quienes no fueron. Sobre todo, por quienes aún habiendo ido salieron decepcionados o aburridos. Dylan es una verdad y una verdad no necesita de adornos.

Imagen de carofh
Desconectado
Empezó: 29 Jun 2008
Karma: 299

Paola Rogue escribió:
me dolió escuchar algunas de las melodías más hermosas de la música moderna siendo maltratadas por ladridos incesantes

No comparto ni el decir que las "maltrata", ni comparar la canciones con "ladridos incesantes".

Ya se sabe cómo canta Bob. Para mí fue maravilloso.

Corrección para el editor: No fue que a Bob se le ocurrió a última hora eso, en ningún concierto que hace deja que se tomen fotos o lo graben, en Costa Rica nos trató bien porque en Argentina y Chile los de seguridad señalaban a quienes lo hacían con un láser y adiós cámara o teléfono. El error fue de Evenpro, al decir que sí se permitían cámaras y a última hora no.

Para mí fue el mejor concierto en Costa Rica Smile

Edit: Así viví el momento

Imagen de Rock and Bob
Desconectado
Empezó: 13 Mar 2010
Karma: 1066

Tal como dijeron ahi arriba tal ves  no lo veremos de nuevo, no se ustedes pero ya me ha pasado varias veces que uno nada mas se queda atonito de de la presencia de una persona y solo pensar estais formando parte de la leyenda jajjaja seguro eso decian varios otros artistas que han ido a ver a dylan.

Deberian hacer un wall con los artistas que han pisado ese  lugar.

 

Imagen de mickeydelsilencio
Desconectado
Empezó: 25 Mar 2010
Karma: 15

Mi favorita fue highway 61, y eso que no le entendí ni mierda. El mejor concierto.

Imagen de elopio
Desconectado
Empezó: 7 Dic 2008
Karma: 329

Me gusta la nota de Paola.

El que ha estudiado a Dylan sabe a lo que iba. Fue emocionante saber que estábamos frente a una persona que ha significado tantísimo para la música y cultura popular desde casi la segunda mitad del siglo XX en adelante, la Influencia más grande a través de múltiples géneros musicales...

En resumen: el concierto estuvo bonito. Sencillo. Yo estaba en gradería de frente al escenario y el sonido estuvo decente (en lo que se le puede pedir al recinto). Los músicos, impecables.

En algunas piezas, costaba adivinar cuáll era (como es el caso de Blowin´in the wind, que fue OTRA canción. Nos tomó como minuto y medio darnos cuenta qué era aquello. Pero es Dylan y puede hacer lo que le venga en gana y de igual forma lo disfrutamos).

Mi única queja (pero me rio cuando lo recuerdo) fue el juguetito que le trajo el niño (su órgano Korg). En una canción que no recuerdo cual fue, hizo un pequeño "solo" en el teclado y como le salió bien, repitió la misma carajada en cuanta canción se le ocurrió. Y esas son las cosas peculiares que suceden cuando todo es en vivo. Igual, es Dylan y se le quiere y se respeta.

Y para robarle una frase a Sabina que anda por ahí......"Roberto Zimmerman: ni toca bien la guitarra, ni es un virtuoso de la armónica y menos del teclado, no canta un carajo.....Y ES EL MEJOR DE TODOS!!!!"

Gracias a Evenpro y a todos los que tuvieron algo que ver en traernos a este Artista.

Lo sigo aplaudiendo de pie.

 

 

 

Imagen de mopar76
Desconectado
Empezó: 10 Feb 2009
Karma: 9

sigo sin creerlo, vi al Bob! a ese Bob que desde que aprendí a prender un radio me cautivó, el que en gran parte definió mi forma de entender la música, EL! 

yo ni cuenta me dí si hubieron errores de sonido, luces, bla... estaba demasiado ocupado siguiendo con la mirada a ese personaje... me quedo corto de palabras, una cosa menos en mi "before I die"

Imagen de Navarro
Desconectado
Empezó: 25 Dic 2010
Karma: 768

"Voy a meterme a 89db tal vez ya nadie este hablando de Dylan y McCartney asi no me arrepiento de no estar en CR"... Ese pense antes de entrar y ver en los encabezados esta nota.

Ahora en medio de la depresión y alegría por las personas que tuvieron la oportunidad me dirijo a poner en repeat "Tangled up In Blue".

 

Me gusto ese formato del articulo. Bien jugado

Imagen de Zepol
Desconectado
Empezó: 23 Jul 2008
Karma: 931

Navarro tu bucket list buena definicion de echo

Imagen de mickeydelsilencio
Desconectado
Empezó: 25 Mar 2010
Karma: 15