Login

Imagen de Anónimo

Crónica: Somos Guerreras

Somos guerreras raperas, poetas y graffitteras

Somos guerreras bailarinas, deejays, maestras pero no de escuela

Somos guerreras musicalizando una nueva era

¡Somos guerreras!

La cita estaba para las 7:00 p.m. el pasado sábado 4 de julio en La Nave, esquina opuesta a la Casa China. Sin embargo, a esa hora aún faltaba que llegara gente. Funkadelic desde temprano estaba matizando esa casa entre columpios, sofás, telas, trapecios, zapatos de payaso y monociclos. Primera vez en mi vida que iba a ese lugar tan fuera de lo común y tan poco contrastante con las casas del barrio; otra vara definitivamente.

Imagen

Poco a poco iban llegando más y más personas mientras se hacía la prueba de sonido y mientras las chicas superpoderosas (Nakury, Rebeca y Nativa) se aseguraban que todo estuviera listo.

Eran las 7:45 p.m. y el chivo aún no comenzaba. La gente seguía llegando y también la policía. Sí, llegó la policía y todos los que ya estábamos comenzando a desesperarnos temimos una cancelación del concierto. ¡Los vecinos nunca están contentos con nada!

Bueno, al final no se canceló nada y ya todos nos moríamos de ganas de que el chivo iniciara.

Esta es la primera vez que vengo a un chivo de Rebeca, me puse a escuchar música de ella para saberme canciones al llegar acá y me di cuenta que ya varias de las canciones las había escuchado. Hay una canción que se ha usado en marchas ¿Ella se dará cuenta del impacto que está teniendo?” — Adrián Campos, Costa Rica

Arrancaron Issa Escense y FoF (beatbox & rap) mostrarle a la gente un poco de lo que se avecinaba. ¡Ese par de chicas están en todas! Jóvenes de la nueva escuela callaron las bocas de todas las personas con su intervención de rap improvisado.

Imagen

Así fue como dio inicio del chivo “Somos Guerreras” con la canción que lleva el mismo nombre. En escena: Nakury, Rebeca, Nativa y la compañía en los beats de Funkadelic.

Somos las nietas de las brujas que no pudieron matar…” — “Caminan a mi lado”, Nativa.

Imagen

Esperábamos un concierto como regularmente se hacen, por bloques. Un bloque Nakury cantando, otro bloque Nativa y Rebeca Lane cerrando… pero no. Este trío de mujeres poderosas nos regalaron una mezcla de sabor: Nativa y Rebeca le hacían coros a Nakury, Nakury y Rebeca le hacían coros a Nativa y Nakury y Nativa le hacían coros a Rebeca.

Nakury cantaba temas de su Rima que Ilumina, Nativa cantaba temas de su Manifiesto y Rebeca nos regaló temas de su Poesía venenosa y su Canto. Una amalgama de hip-hop irreverente (si es que se puede describir en palabras) y entre canción y canción, un poco de improvisación.

Imagen

Poco a poco el público empezaba a calentar y las chicas los invitaban a aproximarse al escenario para no molestar a la “vecina”, como se dijo en algunas intervenciones. Los ánimos estaban tan altos que se nos olvidó por completo la tardanza con la que se comenzó.

El objetivo principal del chivo era recolectar fondos para que Rebeca pueda grabar su video “Poesía venenosa” acá en Costa Rica bajo la dirección de Nakury y la participación de todas las mujeres que respondieron a la convocatoria que se hizo en la fan page de Rebeca.

ImagenRebeca Eunice Vargas, guatemalteca, poeta, graduada de maestra y estudiante de Historia en la Universidad de San Carlos de Guatemala fue desaparecida por el ejército Guatemalteco en 1981; tía de Rebeca Lane y por quien Rebeca tiene ese nombre.

Llevaban ya 14 canciones cuando Rebeca con la poesía tatuada en su antebrazo y el hip-hop en los nudillos nos recordó a los presentes todo lo sucedido en Guatemala a finales de los años 70 y principios de los 90. Aún hoy hay muchas manchas negras en la historia de nuestro país hermano. Antes de cantar “La cumbia de la memoria” pidió a los presentes que al terminar de ella decir “claro que sí” todos gritaran “¡Sí hubo genocidio!” Aún al día de hoy, se vive una historia política tensa en Guatemala.

He de confesar que se me puso la piel de gallina al escuchar a tantas voces gritar por el pueblo de Guatemala “¡Sí hubo genocidio!”.

Imagen

El público estaba extasiado, se sentía una vibra energética muy poderosa en todo el lugar.

Las cosas más valiosas de la vida no son cosas…” — “La respuesta”, Nakury

Imagen

A mi parecer el clímax de la noche llegó con “Mujer lunar”, canción que fue no solo coreada por hombres y mujeres por igual, sino sentida desde lo más profundo de nuestros seres.

Ya nada nos importaba en ese momento, ni que sólo hubiese un baño y que hasta los hombres tuviesen que hacer fila para ir.

Por tener cuerpo de mujer me creen tierna pero me dicen ‘perra’ si en la calle enseño pierna. Más que esposa la gente anda buscando una sirvienta, mejor si calladita y con piernas abiertas. Yo soy fruta completa, no busco media naranja, no soy puta ni soy santa, soy lo que me da la gana…” —“Mujer Lunar”, Rebeca Lane

Imagen

El chivo terminó con un público feliz, extasiado y con muchas sonrisas. Gente de Guatemala, Panamá, El Salvador, Colombia, Costa Rica, todas las personas con comentarios positivos al finalizar el concierto y bueno, también la compañía de cuatro policías a los que todo el mundo saludaba efusivamente.

Un buen sabor de boca definitivamente y las ganas de vivir otro concierto energético como este.

Imagen

Es un concepto súper importante por la reivindicación feminista y por las cosas que pasan a nivel centroamericano. Gracias por incluirnos a nosotros los hombres, vamos aprendiendo y adaptándonos a las nuevas tendencias y al nuevo arte que por años ha encadenado a la mujer. Esto que está sucediendo hoy es un acontecimiento importante a nivel regional y de empoderamiento de la mujer”. — Luis, Guatemalteco

Imagen

— Guatemalteca de sangre, Costarricense de nacimiento y Sueca de corazón. Cantante de ducha, adicta a la música y a la lectura, dormilona practicante, flaca por parte de madre y un poco cegatona por parte de padre; viajera por oportunista, nómada por las circunstancias y yogui de profesión.