Imagen de Anónimo

Login


La grandeza de “Superman: The Movie”

Guión, actuaciones, fotografía, edición, música, y efectos se conjugan de forma fabulosa y aún hoy no superada.

El próximo 14 de junio es la fecha oficial del estreno en Estados Unidos y en varios países más de Man of Steel, dirigida por Zack Snyder, escrita por David S. Goyer, coproducida por Christopher Nolan y con el actor británico Henry Cavill en el papel de Kal-El / Clark Kent / ¿Superman?(1)

Por ahora, todos los avances que hemos visto anuncian una producción espectacular. Los fanáticos de la saga fílmica y del personaje en general no esperamos menos que una obra fabulosa. Una vez que la vea escribiré la crítica respectiva, pero lo que me interesa justo ahora, días antes de este nuevo acontecimiento en el cine de superhéroes, es adentrarme en la película que fue pionera del género, en la cual está todo lo que hemos visto en los últimos 35 años. Me refiero a Superman, el filme de 1978 dirigido por Richard Donner, oficialmente conocido luego como Superman: The Movie [Supermán. La película] (en adelante STM).

La grandeza de Superman: The Movie

El encanto de soñar lo imposible

Un niño escucha tres notas musicales. Un tipo alto abre su saco y su camisa y se ve un escudo con una “S”. Una fanfarria anuncia la transformación. La música continúa y el niño se sube a un sillón, levanta los brazos, tararea la melodía… y vuela. Ese niño tiene 38 años, y en 1981, con seis años, en el cine Milán, frente al parque central de Alajuela (Costa Rica), con Elizabeth y Yolanda, dos de sus hermanas, vio STM. (2)

En la comedia, el horror o la ciencia ficción es difícil encontrar grandes obras. Son pocas las que logran superar el estigma del género y encontrar valores sostenidos de calidad. No menos cierto en el caso de las películas de superhéroes.

En años recientes ha habido un auge de películas de este tipo, pero casi todas adolecen de los mismos problemas: son espectáculos de acción y de efectos, pero sin la mínima intención de provocar emociones profundas. Asimismo, pretenden ser serias, pero están plagadas de ese humor estúpido de Hollywood, que inserta chistes en las situaciones más peligrosas.

STM es en parte responsable de todo eso. Como pionera, tiene lo mejor y lo peor de lo que se ha producido en los últimos 35 años. La diferencia es su estilo, la manera en que fue concebida y realizada, su eficacia, sus aciertos. Es una obra en tres actos que combina ciencia ficción, drama e historieta cómica. Está dirigida con talento y amor por los detalles. Guion, actuaciones, fotografía, edición, música, efectos y demás elementos se conjugan de forma fabulosa y aún hoy no superada.

Richard Donner, director

Richard Donner, director

Las características del género

Producir una película de superhéroes es una tarea difícil, y desde 1978 quedó establecida una serie de patrones. Asimismo, varios elementos de STM se convirtieron en íconos por derecho propio, tanto que fueron luego incorporados al universo canónico del personaje.

El reparto

En una producción de este tipo, el balance del reparto –con fines de mercadeo– es fundamental. Analicemos el ejemplo de STM. Los productores del filme, Alexander e Ilya Salkind y Pierre Spangler, lograron que Marlon Brando y Gene Hackman firmaran para actuar en STM. Con esos dos nombres, de los actores más cotizados de Hollywood, había mayores opciones de obtener financiamiento. Para el papel del superhéroe se pensó en nombres también famosos, como Paul Newman, Robert Redford y Clint Eastwood. Hasta Sylvester Stallone, Charles Bronson y Burt Reynolds fueron considerados. Por fortuna, Donner decidió que la mejor opción era tener un “desconocido” para esa parte. Y su decisión terminó por crear una simbiosis nunca antes vista –y aún no superada– entre actor y personaje. Desde ese momento, Superman fue Christopher Reeve y viceversa.

Desde ese momento, Superman fue Christopher Reeve y viceversa.Los ejemplos a partir de entonces sobran, empezando por un actor relativamente menor como Michael Keaton para encarnar a Batman y un actor muy reconocido como Jack Nicholson para el Guasón en la versión de Batman (1989) de Tim Burton.

En este tema, hay un aspecto fundamental que explica por qué especialmente en el caso de Superman el actor debe ser relativamente desconocido, y se debe a que el personaje no tiene máscara (recordemos que su disfraz es el de Clark Kent), por lo tanto debe ser creíble de primera entrada. Si pensamos en Spiderman o en Batman, nos daremos cuenta de que lo que importa es la máscara, y no la cara del actor. Claro, siempre es bueno tener a alguien con carisma y un mínimo de capacidad histriónica.

El humor

En Hollywood, el humor dentro de producciones que se supone que no son humorísticas es un elemento típico. Lastimosamente, suele resultar pobre, de mal gusto y terminar en mero bathos. ¿En qué cosiste esta figura retórica? En lograr un efecto contrario o contraproducente, que pasa el discurso de un tono serio o solemne a uno cómico o lugar común, de manera ordinaria.

Este efecto es muy usual, y aunque el bathos puede ser sin intención, es evidente que los productores saben que la inserción de chistes fáciles en medio de situaciones angustiantes es sumamente apreciado por la mayoría del público. Los ejemplos son incontables, pero pensemos en uno reciente, como Tony Stark bailando soul para ponerse su traje o Peter Parker, quien luego de salvar la ciudad, llega a su casa con los huevos orgánicos que su tía le pidió días atrás.

En STM está presente ese tipo de humor. Sin embargo, dos grandes diferencias entre este clásico y el resto: 1) una cosa es ser pionero en el uso de un recurso y otra repetirlo hasta el cansancio y 2) el tono de la mayor parte de la película es caricaturesco, humorístico, porque hay ahí una intención de utilizar un género en particular. Cuán diferente y soso resulta ese humor en medio de producciones con pretensiones “realistas”, de luchas, guerras y acción.

Fuera de STM y Superman II (1980), cuyo estilo camp es adrede, son muy pocas las obras que han logrado la transición hacia un estilo “serio” (aunque no resisten la tentación del chiste ocasional). Entre estas tenemos X-Men (I y II), el Hulk, de Ang Lee o la trilogía de Batman dirigida por Nolan.

Jor-El (marlon brando)

¡Marlon Brando!

Las continuaciones

La franquicia fílmica de Superman, junto con los demás blockbusters de los setenta, estableció un negocio en el cual siempre era posible explotar la misma idea y el mismo personaje en varias secuelas. Pero además, esas secuelas eran anunciadas al final de la película, fuera con una escena que dejaba abierta la trama o simplemente con una leyenda tipo “Continuará” o “El próximo año: Superman II”.

En los últimos años, esa tendencia fue capitalizada por Marvel, que en las películas de su universo fue ligando a los personajes con escenas completas que se presentaban luego de los créditos finales.

Influencia de STM en el canon del Hombre de Acero

Si bien los aspectos anteriores son propios del género, STM también logró fijar cuatro elementos sin los cuales (hasta hace poco) una película de Superman era impensable: las secuencias de créditos, el diseño de Krypton, la música de John Williams y la presencia de Christopher Reeve.

Para 1977, George Lucas –quien junto con Spielberg desarrolla el nuevo sentido del blockbuster estadounidense– decide prescindir de créditos iniciales. Considera que el efecto dramático se pierde y que por eso es mejor ir de una vez a la acción. A pesar de esto, sí que aparecen las secuencias de la Twentieth Centruy Fox, de Lucas Films Ltd. y el logo de Star Wars [La guerra de las galaxias] (1977) con la música potente (también de Williams) y el prólogo. Hoy es común que las películas destinadas al público masivo no tengan secuencia de créditos al inicio.

Pero STM mantuvo esta secuencia, y creó una de las más fabulosas que existen. Hasta hoy, los créditos en letras azules (similares a las usadas en las revistas), que se expanden y se alejan, al compás de la “Superman March” (que se repite en el "Superman Theme", son marca de fábrica.

El Krypton que diseñó John Barry (el mismo que trabajó en Star Wars), como un planeta glacial y desolado, en el que se ha desarrollado una tecnología de cristales inteligentes, con los trajes blancos y resplandecientes de sus habitantes es otro de los sellos de esta película. De igual forma, la banda sonora compuesta por John Williams ha pasado a formar parte del acervo cultural ahí donde la cultura occidental haya penetrado. La fanfarria de la marcha es absolutamente distintiva.

Y por supuesto, la personificación que hizo Reeve de Clark Kent y de Superman, al punto de que aún hoy dudamos de que nadie sea capaz de usar ese traje o esas gafas. Con garbo y personalidad como héroe, tímido y torpe como periodista, su imagen se ha fijado en la retina y en el inconsciente como el Superman definitivo.(3)

Estos cuatro elementos están tan integrados en el ADN del personaje, que cuando Bryan Singer decide dirigir una nueva entrega del Último Hijo de Krypton, quiso tanto hacer una continuación como un homenaje, y por ese motivo Superman Returns [Superman regresa] (2006) pudo calar entre los aficionados al héroe. Pero esa virtud fue a la vez su pecado. La versión de Singer quedó completamente atada a los clásicos del 78 y del 80. No logró crear nada distintivo y por lo tanto la película perdió autonomía. Los que la disfrutamos, lo que disfrutamos fue ver en pantalla una vez más todo lo que amamos en aquellas primeras versiones.

Christopher Reeve

Clark Kent (Christopher Reeve)

You´ll believe a man can fly [Creerás que un hombre puede volar]

¿Por qué STM es una película tan fabulosa? Para empezar, fue la primera en que se logró hacer volar a una persona y que esta acción no se viera torpe ni ridícula. Antes de eso los recursos fueron desde dibujar las secuencias de vuelo hasta presentar únicamente el despegue y el aterrizaje del personaje. Hoy notamos algunas escenas en las que no se logra la fusión del vuelo y del paisaje, y todo se ve rígido, pero en la mayoría es absolutamente genial. La mejor prueba es el final de cada película, con Superman volando fuera de la tierra. Escenas majestuosas.

Luego, todo el filme está hecho con verdadera pasión por un gran director. Si poco antes Donner había logrado crear la que considero la mejor película del género de terror y nos convenció de la existencia del demonio (The Omen [La profecía], 1976), con STM logró dar nueva vida a todo un género y sentar las bases de las últimas décadas.

El guión

Lo primero que hicieron los Salkind fue contratar al escritor Mario Puzo para que escribiera el guion. Imagínense. El mismo guionista de El padrino (I y II). Por eso, tal y como aquellas películas, Puzo soñó con un Superman en dos partes, filmadas al mismo tiempo. Este guion luego fue trabajado por los esposos Newman, David y Leslie, junto con Robert Benton. Pero estas primeras versiones no le gustaron a Donner, quien consideraba que el tono camp que le dio Puzo no mostraba respeto por el personaje. La visión de Donner era más “seria”, más “realista”, según los cánones que muchos buscan hoy. Sumado a esto, resulta que el guion contaba nada más y nada menos que con 550 páginas. Imposible filmar todo el material en dos películas.

Donner contrató a Tom Mankiewicz para reescribir el guion, y acercarlo más al tono buscado. Entre ambos, decidieron reforzar la metáfora mesiánica: Kal-El como un Jesús enviado a la Tierra a salvar a la humanidad. Solo esta premisa dota al proyecto de un aire épico y solemne del cual carecen casi todas las películas de superhéroes, aunque luego de la llegada de Kent a Metropolis el tono cambia radicalmente.(4)

Diseño, fotografía y edición

Además del director, los guionistas y los actores, ¿puede uno imaginarse un mejor equipo? El personal que trabajó en STM es de primera línea, con un currículum envidiable. John Barry, encargado del diseño, no solo había trabajado en Star Wars, sino también con Stanley Kubrick en The Orange Clockwork [La naranja mecánica] (1971). Stuart Baird, el editor, ya había trabajado en Tommy (1975) o en la misma The Omen y el director de fotografía no era otro que el veterano Geoffrey Unsworth (quien falleció poco después y a quien se dedicó el filme), que entre su palmarés cuenta con haber trabajado en 2001: A Space Oddisey [2001. Una odisea espacial] (1969).

Desde los impecables escenarios de Krypton, pasando por los campos de trigo del midwest estadounidense hasta la gran ciudad de Metropolis (New York), el aspecto visual está manejado con maestría. Junto con este, los efectos especiales se estaban desarrollando enormemente y los que se usaron para esta película fueron los más avanzados.

La fotografía de Unsworth es realmente notable. Donde considero que brilla más y mejor, con un acento absolutamente clásico es en las secuencias en Smallville. Los planos extensos, los campos, los cielos azules, los caminos polvorientos de un país enorme, el horizonte, los celajes. El detalle refleja la maestría en la iluminación y el amor por el cine épico-dramático que se gestó entre los años 20 y los años 60.

Esta parte del filme alcanza fácilmente la perfección. Sobre todo en su culminación –con el abrazo entre Clark y Martha, en un campo de trigo–: uno cree estar viendo desde Gone With the Wind [Lo que el viento se llevó] (1939) hasta Ordet [La palabra] (1955).

Gracias a Eisenstein, aprendimos que la edición es fundamental para el significado. En un buen montaje radica muchas veces el éxito de un filme. En STM el montaje es justo, atinado y eficaz. Narrada de forma cronológica, los pasos entre un ambiente a otro se van sucediendo de forma natural. Y en las escenas en Metropolis es donde mejor se puede apreciar el efecto dramático. El ejemplo más apropiado que se me ocurre es el primer rescate de Lois que coincide con la primera aparición de Superman. La emoción y el suspenso se conjugan en este secuencia gracias a un montaje preciso que nos lleva del helicóptero a Lois, de la calle a la vista del edificio, de la gente a Clark Kent. Luego, vemos por primera vez el gesto clásico de desabrocharse la camisa que deja ver el escudo y el cambio. Superman vuela, la gente observa, Lois está a salvo. La sencillez de la acción solo se combina con la eficacia, con el efecto que logra en el espectador. Pocas escenas serán tan memorables como esta.

La imaginación y la magia

Sí. La magia. Permítanme ponerme cursi. Hoy el público quiere ver peleas, batallas, luchas; quiere ver efectos especiales espectaculares. Y eso no tiene nada de malo. Si existen los recursos y se usan adecuadamente, ¿por qué no permitirse un espectáculo visual de tal naturaleza? El problema es cuando las coreografías de peleas sustituyen la narración, la historia y los trucos que demuestran que la imaginación no es un animal mitológico.

Asimismo, muchos desdeñan STM porque la sienten anticuada, ridícula. ¡Qué difícil hacerles ver que el arte no está en la tecnología! Cierto, no voy a negar que hay elementos que no superan la prueba del tiempo, pero eso es bastante lógico, y precisamente los elementos que se sienten anticuados son los elementos superficiales, no los de fondo, no la historia, no la narración. Hoy deliramos con los efectos que avizoramos para Man of Steel, pero esos efectos serán caducos en 10 años. ¿Podremos entonces ver esta nueva versión con los mismos ojos? ¿Logrará tener el encanto de un cuento inmortal?

Si extrapolamos esta situación a los videojuegos notaremos lo mismo. Los clásicos de NES y SNES retaban la imaginación, exigían ciertas habilidades mentales. En los noventa, estos juegos fueron sustituidos por Mortal Kombat o Street Figther, cuya única acción se limitaba a enfrentamientos directos entre dos personajes. Pulsar botones hasta matar al contrincante era todo lo que se necesitaba. Lejos quedaba la paciencia y la capacidad deductiva para encontrar la salida de alguno de los castillos de Bowser.

En el cine ha sucedido igual. Los efectos y las peleas han sustituido la magia, la imaginación. Todo lo que queremos ver son golpes sin más. Pero con esos golpes nadie llora, nadie se emociona.

Permítanme extenderme más y exponer algunos ejemplos.

La trilogía de Batman dirigida por Nolan adoptó un tono más cercano al film noir, al thriller psicológico. Su historia fue sólida y sus resoluciones también. Al menos hasta la segunda entrega (The Dark Knight [El caballero oscuro], 2008). Para muchos aficionados, la tercera entrega (The Dark Knight Rises [El caballero oscuro asciende], 2008) fue menor en calidad. Se habló como nunca de la gran cantidad de errores de guion y de continuidad. Yo mismo, como suelo hacer, me dediqué a destrozar la película parte por parte. No puedo quitarme ahora tampoco años de teoría posestructuralista. Pero también soy capaz aún de asombrarme. De emocionarme. De querer salir corriendo a ponerme una capa.

El caballero oscuro asciende tiene serios problemas, pero es mi preferida porque es la primera en la que Nolan se permite soñar, imaginar. El escape de la prisión, del pozo aquel, no deja de ser truculento, poco probable, pero cuán eficaz resulta en términos de la historia. No hay efectos, no hay peleas. Es un tipo casi en harapos con un mecate escalando un muro que ha probado ser infranqueable. O casi. Su escape alcanza proporciones épicas. Es el punto de partida de la ascensión. Sin golpes, sin explosiones, sin CGI. Es la resurrección. Del fondo de las tinieblas emerge el héroe… y el corazón palpita.

Cómo diantres llega luego a Ciudad Gótica es un misterio (risible), pero da igual. Aquí ya estamos a su lado y el mundo es un escenario gigantesco. Que perdió tiempo preparando aquel enorme símbolo que se enciende con fuego sobre un puente, para que todos en la ciudad sepan que está de regreso. Sí. Innecesario y una vez más poco probable en términos prácticos y reales. Pero cómo vibré con esa escena. Se me salieron las lágrimas y me sentí por primera vez en una película de superhéroes. No de tipos con problemas psicológicos como los míos, sino de seres superiores.

Yo pregunto, ¿dónde están esos momentos en Iron Man, en Thor, en The Avangers? Es más, ¿dónde están esos momentos en la versión de Batman de Tim Burton? No existen. La magia fue sustituida por el CGI. El encanto y la posibilidad de soñar fueron reemplazados por las coreografías de peleas. Que eso es más realista. Que eso es más cercano. Absurdo. Para dilemas morales y “realismo” me voy a buscar a Bergman, a Kurosawa. Para el humor me voy a buscar a Woody Allen. Prefiero ver las paredes de cartón del Chapulín Colorado que el humor elemental de Adam Sandler o la explosión de bombas en Iron Man.

La magia fue sustituida por el CGI.Pues en STM está toda la magia y el encanto. Deliberadamente ingenuo, deliberadamente caricaturesco, con un Luthor y un Otis dignos del mejor dibujo animado. Un niño podrá quedar marcado toda su vida cuando vea a su héroe retar al padre para cambiar la historia. Ridículo desde el punto de vista de la ciencia y desde nuestra mirada cínica de siglo XXI, pero fabuloso desde el punto de vista de la historia: Superman vuela alrededor de la Tierra a tal velocidad que logra devolver el tiempo. Y durante todo el metraje nos hemos enfrentado con escenas mágicas: el rescate del helicóptero, la persecución de los misiles, el levantamiento de la placa debajo de la falla de San Andrés, Superman haciendo las veces de riel para evitar el descarrilamiento de un tren.

Creo que sí es posible lograr una historia seria, de calidad, coherente. Es más, es necesario, pero no por ellos se debe renunciar al objetivo principal de una película de superhéroes: emocionar y encantar, hacernos creer –sin tomarnos por tontos–, aunque sea por dos horas, que podemos cambiar el mundo. ¿Confort estúpido? Puede ser, pero ¿cuántos cineastas lo logran, cuántas películas lo logran? Pues bien, sobre estas ideas y estos parámetros es que juzgaré Man of Steel dentro de unas semanas.

Otis y Lex

Otis y Lex: par de ellos.

El legado y el futuro del Hombre del Mañana

Si usted, paciente lector, ha llegado hasta aquí, probablemente es porque algo de razón ha encontrado en lo expuesto. Quienes hayan renunciado en las primeras líneas son los que solo desean CGI, peleas y explosiones.

A punto de entrar en una nueva era (eso espero fervientemente) he creído necesario repasar un poco la historia de la película de superhéroes más importante hasta la fecha; para reflexionar sobre las posibilidades del género, pero principalmente para entender dónde radica la capacidad transformadora de un gran filme.

Los fanáticos de Superman esperamos que la nueva versión de este personaje que nos traerá Snyder sea excepcional. Sin embargo, aún si lo logra, no creo que esto implique que STM quede superada. Al contrario, debería adquirir mayor relevancia por su importancia histórica, y debería ser estudiada como el paradigma del género.

Los primeros 50 minutos de STM (en la versión extendida) son impecables. Hasta ese momento no hay una sola imagen de Superman. Y en ese minuto 50 apenas lo vemos de lejos por unos pocos segundos, mientras abandona la Fortaleza de la Soledad. Pasarán todavía unos 20 minutos hasta que lo veamos entrar por primera vez realmente en acción. Eso se llama contención. Eso significa saber contar una historia, saber narrar.

El resto de la película tiene altibajos y problemas (debido en parte a la presión de los productores sobre Donner), pero contiene asimismo los momentos más hermosos en una película de Superman o de cualquier película de superhéroes en que las caricaturas cobran vida. Lo demás ya lo conocemos.

Y todo lo anterior, desde los confines de la galaxia, lo termina de escribir un niño de seis años y lo firma un hombre de 38 que no ha olvidado aquel día que creyó poder volar y extendió los brazos por primera vez, y que hoy –porque sí, porque la vida arrecia–, quisiera rodear la Tierra y devolver el tiempo una vez más.

  • (1) Lo pongo entre signos de pregunta porque no sabemos si será nombrado tal cual en la película.
  • (2) En aquel tiempo no había estrenos simultáneos, pero aventuro que de haberla visto a los tres años este artículo no existiría.
  • (3) En 23 años tuvimos cuatro actores encarnando a Batman, y aunque amamos a Christian Bale como el Caballero Oscuro, no había terminado de enfriarse su interpretación cuando ya estábamos apostando por su sustituto. En 35 años nadie ha imaginado que Superman pueda otro sino Reeve.
  • (4) Debido a causas legales, el guion original de Puzo no está disponible. Aquí se puede leer el guion que había en 1976, antes de que Donner y Mankiewicz se involucraran. Valga señalar, que si parte de la película es bastante camp, no quisiera imaginarme el guion original. Además, cabe recordar que en los créditos finales de STM se indica que hubo material adicional creado por Norman Enfield, pseudónimo de Donner y el mismo Christopher Reeve.
Gustavo Solórzano-Alfaro — Alajuela, 1975. Escritor, editor y profesor. Ha pubicado libros de poesía, de ensayo y una antología de poetas costarricenses. Ama la música y el cine y es fanático de los clásicos que ya casi nadie toma en serio: Pelé, Supermán y The Beatles.
2974 lecturas

13 comentarios

Esta es una gran película, y muy probablemente es imposible superar su influencia.

Imagen de naranja
Desconectado
Empezó: 26 Feb 2012
Karma: 81

Hay mucho con lo que estoy y no estoy de acuerdo. No como cinéfilo sino como fan de los superheroes.

Se pregunta donde estan los momentos magicos en Batman 1989? La primer vez que vemos a Keaton con el traje con la linea de: I'm Batman o la escena donde el Avión vuela a la luna solo para formar el simbolo de Batman con ella son unas pocas de esas. En Iron Man? La primer vez que lo vemos ponerse su armadura y volar, etc, etc, etc.

Creo que aqui es un asunto de que tanto le emociona y conoce ud de "X" personaje. Si ud ama alguno de ellos, ud encontrará magia en muchas escenas.

Yo particularmente prefiero al Batman de Burton que el de Nolan por muchas razones, pero por encima de cualquiera de esas peliculas, pongo las peliculas animadas que son reproducciones aun mas fieles y emocionantes. Basta con ver las 2 partes de Dark Knight Returns o ver Mask Of The Phantasm.

Con respecto a Superman, pues aunque a mi me encanta STM, soy de los que mas gracias doy por un nuevo Superman. Una version que posiblemente reflejara al verdadero Superman.

Yo veo al Superman de Reeve como el Superman del Golden Age de los comics (despues de que obligaran a la editorial a que Superman hiciera un voto de censura).

El Superman boy scout, perfecto, correcto y demás y ese es el Superman que a mi no me gusta ya. Yo quiero ver al Superman evolucionado al que le agregaron capas y capas de profundidad como personaje y a quien le han desarrollado enemigos de altura. Yo voy al cine para ver acción, explosiones, y ver a mi personaje favorito luchando contra multiples amenazas que lo ponen en una encrucijada. No espero ver un plot complejisimo y especialmente con Superman, espero ver acción, porque por algo el comic de Superman se llamaba "ACTION COMICS". Por supuesto que espero ver un plot interesante y bueno, uno va al cine a ver a Superman ser Superman, volar, golpear, usar vision calorifica.

Supongo que entro en el grupo al que esta excluyendo en su texto, porque para mi personamente Gene Hackman no represento ni representa al gran villano que es Lex Luthor en los comics, inclusive pienso y siento que Kevin Spacey hizo un MUCHISIMO mejor trabajo monstrando al Luthor malvado, sin escrupulos y totalmente vengativo de los comics. Luthor no es un villano caricaturezco como ud indica y como lo hace parecer STM (incorrectamente). Mucho menos creo que la intencion haya sido hacerlos asi, sino que tuvieron que hacerlo Family Friendly para poder promover la pelicula para toda la familia, pero ya es hora de un cambio, es hora de ver a Superman como es y es hora de ver a un Superman propio con los villanos que deben ser y como deben ser. El beso borra memorias y el devolver el tiempo girando alrededor de la tierra ni siquiera son considerados parte de la historia de Superman, mas bien son motivo de mofa entre los fans de Superman.

Por el momento, a mi gusto, las mejores peliculas de Superman son animadas, eso no quiere decir que Superman: The Movie no me encante y no la vea cada vez que se me antoje, pero simplemente no es el Superman que yo quiero ver ni el Superman que me gusta. Es el mismo caso con el Batman de Adam West: siempre será legendario, su legado nunca va a desaparecer ni morir, pero no es el Batman que a mi me gusta ver.

No hay ni que ir largo, para mi Superman: The Animated Series hizo por Superman lo que Batman: The Animated Series hizo por Batman. De la misma forma que Justice League y Justice League: Unlimited. Es ahi donde uno puede encontrarse con el Superman mas interesante (obviando los comics), pero aparte de eso hay otras excelentes peliculas, particularmente All-Star Superman que para mi resulta una de las peliculas mas interesantes para conocer al verdadero Superman, pero tambien estan: Superman/Batman: Public Enemies, Crisis On Two Earths, Superman/Batman: Apocalypse, Justice League: Doom, Superman: Unbound o Superman Vs The Elite.

Superman: Unbound es justamente una muy buena pelicula que discute mucho sobre quien es Superman, su pueblo y sobre Brainiac.

No quiero que se piense que vine a desmeritar el gran trabajo que hizo construyendo este post, pero tampoco quisiera que se desmerite lo mucho que muchos de nosotros queremos ver de otro Superman menos "silly" y "family friendly" ni mucho menos desmeritar todo lo que muchos fans de otros superheroes hemos encontrado en otras peliculas.

 

Imagen de Incubus
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 6461

Naranja, muchas gracia spor leer y comentar.

 

Incubus, igual, muchas gracias por tomarse el tiempo de leer y comentar ampliamente el texto.

Creo que es importante distinguir entre los gustos personales y los elementos cinematográficos. Parte de lo que he tratado de señalar aquí es la calidad cinematográfica de STM, más allá del cómic o del personaje. Asimismo, enfatizar que muchas veces se desdeña una obra de tal envergadura por las razones equivocadas. Lo "tonto" o "amigable" de las versiones de Donner / Lester no es un punto en contra. Al contrario, es su punto a favor. Justamente, funcionan porque hay todo un contexto caricaturesco. Por el contrario, las nuevas versiones de superhéroes pretenden hacernos pasar por "serio" algo que a todas luces es risible.

En cuanto a las fuentes, tampoco soy de lo que creen que es posible "traducir" de un libro (o cómic) al cine. Son lenguajes diferentes. Y si el director decide tomar licencias y hacer cambios me parece excelente. En ese contexto, el Luthor de Hackman sí que tiene un espíritu de caricatura bien logrado.

Luego, si uno toma STM y la II, y trabaja el guion de forma profunda y seria probablemente tendría el vheículo ideal para revivir una versión fabulosa de Superman. Esos guiones están muy bien trabajados y muy bien desarrollados.

Sobre "Superman verdadero", pues no hay tal. Empezando por los cómics, los cambios y transformaciones han sido incesantes. Luego, la tele, luego el cine, luego los animados. En fin, ¿cuál es el "verdadero"? Claro, a mí tampoco me hace gracia que sigan repitiendo esa imagen de buenazo. Yo también apuesto por el cambio.

Por eso, no he querido que se malentienda mi interés por "Man of Steel". Al contrario, soy fanático como el que más y si he escrito esto es precisamente por la fiebre que tengo esperando la nueva versión. De igual forma, por más que ame las versiones de los 70-80, también considero que la mejor decisión que tomó el equipo de producción es cambiarlo todo: traje, actor, música, enfoque, etcétera. La versión de Singer fue para fans, y como digo en el texto, se quedó atado y por eso pasa con poca gloria y algo de pena.

Hasta ahora, lo que he visto de esta versión de Snyder me hace presagiar un trabajo muy bueno (chistes aparte, que parecen invetibales). Siento que se han tomado todo con mucho amor, con mucho cuidado por los detalles (igual que hizo Donner), para tratar de mantener el hilo, la coherencia interna y la continuidad. Los actores me parecen bien, especialmente Henry y Amy. El diseño de producción luce espectacular. Espero una gran fotografía y una edición fina (no atropellada como la de Nolan). La música creo que funciona para la película, y está bien, pero fuera de ella es bastante común y Zimmer muy básico.

En fin, el legado es fabuloso y espero que lo nuevo sea igual o superior. Pero recordemos algo, en el arte no hay "evolución" (en sentido capitalista, desarrollista y mercadotécnico). Leer a Borges no hace que me olvide de Cervantes o escuchar a Ligetti no hace que me olvide de Bach.

Saludos

 

 

 

 

 

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32

Cita:
Por el contrario, las nuevas versiones de superhéroes pretenden hacernos pasar por "serio" algo que a todas luces es risible.

Muchos de nosotros creemos en esos mundos, los vivimos, los respiramos y los aceptamos y esperamos que quienes crean contenidos basados en estos mundos, pues se lo tomen en serio, por respeto al material original y por respeto a quienes seguimos sus historias con emoción. Por supuesto que sabemos que son mundos fantásticos, pero queremos reproducciones que intenten tomar esos mundos tan en serio como lo hacemos nosotros. Es como si tomaran LOTR y la convirtieran en una comedia romantica (por poner un ejemplo extremo)

Los elementos cinematograficos estan atados a lo que quiera la compañia que la produce y en este caso quisieron una pelicula que fuera "family friendly" y que fuera "caricaturezca" y es totalmente aceptable, pero yo soy de los que piensa que Man Of Steel será la primer película que realmente muestre a Superman como es y muestre realmente como son las batallas que tiene Superman.

Solo existe un cambio MUY importante en Superman (en los comics) y eso fué cuando se censuraron los comics. Si uno ve paneles, se muestra a un Superman que no dudaba en quitar una vida y casi inescrupuloso. Luego de esto vino una censura por parte de la casa editora y apartir de ahi,

Superman siempre ha sido el mismo peeero, ha sido un personaje que ha ido evolucionando mucho a partir de esa imagen. En Superman 2 se trata un poco de esto cuando Superman decide quitarse los poderes por Lois, pero si uno lo compara con el Superman que tratan los comics, pues para el, aunque Lois es lo mas importante, proteger la tierra siempre es lo primero, eso sin contar el invento de la "S" de celofán que usa para atrapar a Non y del beso borra memoria que son totalmente descartables y olvidables.

Uso el mismo ejemplo, es como el Batman de Adam West, todos lo disfrutamos, pero no es el Batman que nosotros queriamos ver. Eso no les quita mérito a las originales tampoco. Son otros tiempos, en aquellos tiempos, se solia interpretar los comics y las peliculas basadas en ellos como algo infantil, tonto y que tenia que ser family friendly sin tomarse en serio, pero todo eso cambio. Ahora se puede ver entretenimiento en una pelicula llena de acción y con una trama solida y fiel al material de origen.

Ese es mi punto, muchos de nosotros no queremos ver a un "silly" Superman y queremos ver a un Superman al que le pongan un reto a la altura de su  poder. En esta pelicula lo veremos y esta pelicula creo que va a satisfacernos a todos por igual. 

Me salí un poco del tema central, pero si queria comentarlo y lo interesante es que coincidimos en que este Superman nuevo es necesario.

Saludos

Imagen de Incubus
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 6461

Quizá no me di a entender con lo de la "seriedad". Yo también me dejo llevar y acepto esos mundos. Cuando trataba de explicar este tema a mis estudiantes, les hablaba de la verosimilitud. Y les decía que no tenía nada que ver con nuestro mundo "real", sino con la historia misma que se estuviera contando. Les ponía como ejemplo que diferenciaran una historia en la que hay naves espaciales y una en la que hay caballos. Narrativamente dicen lo mismo y lo dicen igual. Que en una haya caballos y en otra naves no hace a una menos real y a la otra más fantasiosa. Todas son ficción. Por eso es absurdo esa idea de "realismo" que tratan de vendernos. Que los superhéroes sean "reales" no significa que sean como nosotros. Son superhéroes, deben ser superior, más allá de lo humano. Si a eso le podemos sumar complejidad emocional y filosófica, genial. Esa es la idea.

Pero resulta que tratan de vendernos una idea de complejidad emocional. El Peter Parker de Andrew Garfield, por ejemplo. Y todo se pone oscuro y nos muestran un gran peligro sobre el mundo, para que después el tipo salga haciendo chistes y bromas facilonas en medio de una pelea brutal. Eso no es verosímil. Ya en las fotos de la segunda se ve una escena donde va arrastrado o pegado en la trompa de un camión y va hablando por celular. Eso es tonto y no caricaturesco. Una cosa es lo naive y otra la simplonería. Por eso ponía el ejemplo del Chapulín Colorado. No se puede juzgar mal porque se vean las paredes de cartón. Es evidente y ellos lo saben, porque eso no es importante en la historia.

Sobre Superman II. Ciertamente, los elementos que señalás son los que agregó Lester luego de que Donner fuera despedido. La edición que hizo este en el 2006 eliminó el escudo de celofán, jaja, y el beso borramemoria, sin contar otros elementos cómicos que le metió Lester.

Es una lástima que los Salkind no dejaran que Donner terminara la I y al II como él quería. Eso afectó en parte la I pero sobre todo la II. Es curioso, porque con el tiempo los fans han privilegiado la II, pero sinceramente creo que es mucho más débil. Hace rato no veo la versión de Lester, pero ayer vi  la versión de Donner de nuevo y definitivamente se cae muchísimo.

En cuanto al Batman de Adam West, creo que no es comparable con STM. La versión de tele de Batman de los 60 es realmente mala y su aporte es nulo o mínimo. No supera la prueba del tiempo y no demuestra ninguna maestría en nada. Por el contrario, cinematográficamente, como digo en el texto, los primeros 50 minutos de STM son impecables. A partir de ahí, cuando meten el tono caricaturesco, siento que es donde funciona a ratos y a ratos se cae terriblemente. Pero a pesar de sus yerros y problemas fue pionera y logra mantenerse con dignidad hoy día.

Cuando yo enfatizo esa calidad en STM no es porque quiera que la nueva la hagan igual o la repitan, para nada, es para que no caigamos en la salida fácil de no verlas o de creer que son malas.

Man of Steel pinta muy bien. Las explicaciones que parece que van a ir dando a cada uno de los elementos de la historia la hacen ver muy coherente y sólida. Solo espero que el tiempo de metraje alcance.

Saludos y gracias por la conversa

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32

En muchas películas de esta clase ocurre eso que critican, pero existen X-men 2 y especialmente Watchmen (cuyo director es también Zack Snyder) donde la violencia no es lo más importante, sino el desarrollo de los personajes.

Imagen de Don_Donovan
Desconectado
Empezó: 29 Jul 2008
Karma: 628

Así es, Donovanm, X-Men (que está citada) y por supuesto Watchmen son ejemplos de películas de calidad dentro del género.

Saludos y gracias por comentar

 

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32

Muy buen post. Casi que me transportó a cuando la ví por primera vez. 

Creo que hemos perdido la capacidad de asombrarnos, de agarrar un paño (preferiblemente rojo) y brincar de una tapia, de realmente creer que una Tshirt azul con una "S" roja tenia el poder de hacernos volar.

Ahora preferimos personajes oscuros, con "dilemas metales", lo cual está bien, pero yo me quedo con el Supermán que le daba vueltas al mundo para devolver el tiempo y salvar a "Luisa", en películas donde el "Deus ex Machina" aún se dejaba ver y metía las narices. Siempre le agradeceré que le haya dicho a Supermán que devolviera el tiempo.

No espero eso de este Supermán, de hecho no espero eso de muchas películas hoy en día. La última vez que sentí que realmente podía ser un héroe fue con "Pirates of the Caribbean", tuvo la virtud de hacerme sentir niño otra vez.

 

Imagen de TheSoulDr
Desconectado
Empezó: 27 Jun 2008
Karma: 66

Me alegro de que te haya gustado, TheSoulDr.

Concuerdo en que esa posibilidad del "deus ex machina" es muy propia del universo de héroes y superhéroes, y bien manejado el recurso logra efectos catárticos, como en la tragedia griega.

Yo tampoco espero mucho de la mayoría de producciones comerciales, pero con estos personajes, y especialmente con Superman, sí que deseo que sea una pelicula como mínimo aceptable. Primero que no decepcione y si además logra subir el listón maravilloso.

Saludos y garcias por leer y comentar.

 

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32

Compartó completamente tu opinión sobre TDKR. Es un cierre épico para una trilogía casi perfecta. STM me impacto en la niñez, pero más por sus efectos especiales que por el mítico Hombre de Acero. Nunca me sentí identificado con él, al igual que el de muchos super héroes, precisamente por eso: por ser más que humanos. Batman por otro lado representan la realidad con la que vivimos. Bruce Wayne, a diferencia de otros superhéroes, no posee superpoderes sino que utiliza el intelecto junto a aplicaciones científicas y tecnológicas para crear armas y herramientas con las cuales atrapar a los criminales. 

Wayne es la representación de uno como nosotros, con tecnología, entrenamiento, - sobre todo entrenamiento- y una sabiduría desarrollada por  la búsqueda de conocimiento.  Un personaje con el cual cualquier niño puede identificarse, y conforme uno va creciendo, encuentra mayor margen de aceptación. Un hombre creíble, que lucha contra las cosas que todos luchamos diariamente, trantando de fortalecer nuestras virtudes y minimizar las debilidades.

Batman refleja toda la gama de emociones, ansiedad, alegría y tristeza que cada uno de nosotros ha experimentado en la vida, con el riesgo de perderse dentro de si mismo, y cruzar la línea de la delgada línea de divide la justicia y la venganza. Un hombre que enfrento una tragedia e hizo la elección de vencerla, usando sus temores para mejorarse a si mismo y al mundo que le rodea.  Eso es realmente inspirador. Nos muestra la grandeza de lo que los seres humanos son capaces. Algo que lamentablemente Superman nunca podrá alcanzar por su naturaleza casi divina. 

Imagen de pvargas17
Desconectado
Empezó: 4 Abr 2012
Karma: 333

Sí, la trilogía de Nolan es un punto muy alto, como he afirmado.

Por otra parte, comprendo muy bien el que un perosnaje como Batman cale tan hondo. Sin embargo, como ves, yo soy -o era- un niño que admiraba a toda la Liga de la Justicia, pero no me identifiqué con Batman, sino con Superman.

Ahora, Superman ha tenido muchas variantes, y no es tan simple como a veces lo han querido presentar, sobre todo en los últimos años, en que hasta derrotado por Batman lo han puesto. A través de su historia ha tenido superintelengia y en cada apartado ha sido superior a todos los demás. Pero concuerdo en que su natrualeza casi divina lo convierte en un personaje difícil para desarrollar. Pero se ha logrado, incluso en esas de los 70 y 80, y parece que en esta película también se logrará.

Imaginate. Un extranjero, adoptado, de clase obrera, que no sabe quién es ni de dónde viene y que tiene que soportar vivir en el anonimato. Y eso solo para empezar. Hay ahí un dilema más cercano a la mayoría que el de Batman, porque lo que podemos criticarle a Bruce Wayne es que no se parece en nada a la mayoría. Es un megamillonario con una vida muy arreglada.

Luego, sí, Superman es idealista y Batman vengativo. Dos estilos y dos personalidades, pero que también han cambiado con el tiempo y han tenido el uno al otro que detenerse porque no concuerdan en sus métodos: hoy uno agresivo y el otro no; hoy uno contra el mundo y el otro. En fin...

Saludos y gracias por leer y comentar

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32

Excelente reseña de una excelente película ! Lástima que en películas recientes del género los efectos han pasado a convertirse en el protagonista , dejando la historia en un segundo o tercer plano .

Imagen de OLI70
Desconectado
Empezó: 9 Nov 2010
Karma: 109

Gracias por leer y comentar, Oli70. Me alegra que te parezca un buen análisis.

Saludos

Imagen de Asterión
Desconectado
Empezó: 23 Mayo 2013
Karma: 32