Imagen de Anónimo

Login


Los mejores libros del 2011

libros2011.jpg

Libros, libros, libros para tirar para arriba.

Una vez más hemos preparado una lista de los mejores libros publicados el año pasado en el país. Esta vez, a diferencia del año anterior, se presentan 15 libros divididos en tres ramas, esto para evitar (como se dijo por ahí) el arroz con mango que hice el año anterior. Destacamos entonces 5 obras en prosa, poesía y ensayo, debidamente separadas y señaladas.

La selección la hice preguntando en el grupo Literofilia, del cual soy administrador, recabando criterios de otros conocidos dentro del ambiente literario y por supuesto, a partir del mío. Asistí a la presentación de la mayoría de libros acá comentados y de igual manera los leí, pero no todos –aclaro- así que por ello y para consolidar una visión más "democrática" integré diferentes opiniones que me llevaron a armar este listado, cuya resolución –eso sí- fue mía, para bien o para mal y con mucho gusto.

Serán muchas las voces que leerán pues conté con el apoyo de distintas personas cuyo criterio quedó plasmado en este artículo. Esto derivó en un ejercicio entretenido, diverso e integral, cuya importancia es incuestionable. En lo particular creo que cada una de las obras compiladas en este listado merecen la atención por parte del lector, especialmente porque dichas piezas llevarán a otras tantas igual de valiosas. Esto es lo que realmente importa; seguir nutriéndonos.

Con el permiso y el aval del director de 89decibeles, aprovecho el espacio para anunciar los mejores libros nacionales del 2011 y por supuesto para felicitar a todos sus autores. Quedan entonces con el listado. Que lo disfruten, no dejen de contarnos después cuáles libros ya leyeron y cuáles piensan leer.

***
Narrativa

El luto de la libelula, Alfonso Chacón, Editorial de la Universidad de Costa Rica.

Interesante novela que plantea una temática muy vigente pero históricamente arrastrada desde la colonia y la imposición española de los patrones familiares religiosos abiertamente patriarcales y machistas. La originalidad y su particularidad radican en la forma de plantearse y narrarse. El paradigma literario abre una serie de estructuras y visiones que a pesar de utilizar un personaje masculino, una sola voz, la narración se desdobla en múltiples planos temporales, espaciales, y sobre todo en un discurso que llega a la concienciación del personaje y lo transforma en una conciencia lúcida de su propia tragedia y el daño en las mujeres que le acompañan ocasionalmente. Es la clásica víctima-victimario en la sociedad patriarcal.

La novela sin llegar a la tragedia y la violencia sí expone la enajenación, la impotencia, la frustración, la desesperanza de la mujer y el fracaso del hombre a pesar de los beneficios carnales ocasionales que le bestializan. Y deja no solo la incertidumbre en las relaciones humanas sino abiertas una serie de interrogantes sin respuesta verosímil y aumenta así la degradación humana. ¿Podrá el hombre lograr relaciones sanas, proyectos de convivencias sociales e individuales sin enajenación y con libertad para conducirlos a su felicidad?

Benedicto Viquez, profesor de filología jubilado y crítico literario.

300, Rafael Cuevas, Editorial de la Universidad Nacional.

Con esta, su octava novela publicada, Rafael Cuevas Molina ganó el certamen UNA-Palabra 2010. Además de novelas, Cuevas ha publicado un poemario y varios libros de ensayo acerca de la producción cultural en Centroamérica. Pero también es artista plástico con varias exposiciones individuales y colectivas, y trabajos de ilustraciones en libros y revistas. Con 300, Cuevas nos ofrece una obra de notable calidad literaria.

En 2005, un accidente provocó una explosión en un viejo cuartel de la policía en Ciudad de Guatemala, lo que motivó a una investigación por parte de la Procuraduría de Derecho Humanos y el gobierno del recinto donde se produjo la explosión. A partir del descubrimiento de una bodega de documentos de la antigua Policía Nacional de Guatemala (PNG), disuelta tras lo acuerdos de paz de 1996 y sustituida por la Policía Nacional Civil (PNC), se dio a conocer a la opinión pública la existencia de un archivo secreto donde se registraron los procedimientos policiales a los largo de 36 años de guerra civil en Guatemala.

Manuel Bermúdez, del Semanario Universidad.

Atrapainsomnios, Heriberto Rodríguez, Lanzallamas Editores.

Con una mezcla del humor desafectado y el desencanto realista del hombre de mundo que ha rodado suficiente para que todas sus aventuras le parezcan igualmente divertidas y tristes, Heriberto Rodríguez desarrolla en Atrapainsomnios una de las prosas más distintivas de las letras costarricenses. La efectividad del estilo de Rodríguez y su mezcla de referentes pop y literarios le permiten lo que solo consiguen los grandes estilistas: hacer que algo complejo resulte ligero y entretenido. Solo así se logra concentrar en cuentos de tamaño tan reducido tanto del bagaje psicológico que bajo las sonrisas dejan los cabos sueltos y las expectativas decepcionadas de amantes abandonadas en Roma, Berlín, París y otros recintos grises. A modo de un dreamcatcher reverso, Atrapainsomnios es el repositorio de recuerdos de amores fracasados y sueños difuntos que a fuerza de estilo y contemplación nocturna se han cristalizado por fin en piezas literarias inolvidables.

Guillermo Barquero, editor y escritor.

Hombre Hormiga, Bernabé Berrocal, Uruk Editores.

Estos cuentos señalan una aventura en la escritura costarricense: la manera en que están construidas sus frases, su ahondamiento en la siquis tica, la forma en que explotan en su lenguaje las manifestaciones del habla, sus sugerencias y la loca fantasía... todo esto representa un paseo por la literatura nacional. La impresión que deja su lectura es inquietante, como debe suceder con los buenos cuentos, en algunos logra incluso darnos un susto. En cada página el autor nos da una lección de magia; en el accionar de su prosa vivimos los mejores momentos de la vida.

Gerardo César Hurtado, escritor.

En contra de los aviones, Juan Murillo, Editorial Costa Rica.

Este segundo libro de cuentos que nos ofrece Juan Murillo incluye siete narraciones. Leyéndolas, es fácil concluir que fueron escritas en diferentes momentos, incluso con años de distancia, algo que el autor me confirmó personalmente. Se trata, entonces, de una recopilación de cuentos que presumiblemente da cuenta de la producción cuentística de Juan desde la publicación de su anterior libro, hasta el día de hoy. Si los dedos de mi mano no me fallan, pasaron 15 años desde 1996. Quince años de los cuales Juan nos ofrece aquí una cosecha de siete cuentos.

Rodrigo Soto, escritor.

Poesía (¡Oh, la poesía!)

Morituri, Klaus Steinmetz, Ediciones Germinal.

Se trata de un poemario que merece mayor atención aunque fuera sólo por el hecho de no estar escrito desde ese YO omnipresente de la poesía costarricense: está escrito desde otros, con otros. Las líneas de Morituri están concebidas como unidades de ritmo, de aceleración y de silencio. Son versos conscientes confeccionados para generar efectos. Son arte, no accidente; y eso convierte a Morituri en un libro ejemplar y destacable. Morituri revela una inteligencia que sabe hacer arte con la emoción sin caer en manierismos ni poses. Por fin hay entre nosotros un poeta con algo más que tos y rabia; alguien como Klaus Steinmetz para quien la sensibilidad no va a ser nunca la negación de la inteligencia.

Gustavo Chaves, librero y crítico literario.

Cine en los sotános, Alfredo Trejos, Ediciones Germinal.

En este libro siempre se hace tarde, se hace de noche. Es un libro que azota puertas, que habla del dolor y no de las películas. Sólo nos propone ir a las películas como excusa. Dije menos furioso al inicio porque nos pospone a un espacio temporal que está fuera del libro pero que hay que ir a buscar. Es más en serio, porque Alfredo Trejos no exagera en el desafecto. Entre más escribe más le pone un punto final a su arte, arte como decir suerte. Es todo o nada. Su masculinidad, la del poemario, es elegante, respetuosa y digna. Hay fatalidad, malas señales, malos tiempos, lugares de mala muerte, pero aún así parece que se ríe, parece que no es tan grave, es lo que es, y decirlo podría ser un oficio inútil. Aunque yo no le encuentro ninguna inutilidad a todo esto.

Silvia Piranesi, bibliotecaria y poeta.

For Sale, Joan Bernal, Ediciones Espiral.

La poesía de Joan Bernal es honesta y entrelaza, por partes iguales, la ternura y la violencia. En este libro, la poesía sale a cazarnos, pero lo hace amablemente, nos trata como suaves criaturas y nos invita a sentir todo lo que se puede ver, escuchar, experimentar y hablar de ella. Y lo hace con un lenguaje sencillo.

Jonatan Lépiz, poeta y editor de Ediciones Espiral.


Sobre el amor filial -y otras desviaciones-, Angélica Murillo, Ediciones Espiral.

Hablar de la poesía de Angélica Murillo es abrir la puerta a un nuevo paradigma. Esta poesía no solo reta al lector en términos formales (estilísticos), sino que lo enfrenta a una visión del mundo y de las relaciones desesperanzadoras, sin embargo, como dijo Saramago: "los pesimistas son los que cambiarán el mundo, porque los optimistas están maravillados con lo que hay en él."

Sobre el amor filial -y otras desviaciones- es un libro que nos deja más inquietudes que respuestas. Esta poesía es fresca y tiene toda la fuerza de una poeta cuyo bagaje y riqueza expresiva son, cuando menos, apabullantes. Este poemario nos hace un recorrido por temas y paisajes para nada cómodos, debemos salir de la zona de confort y arrastrarnos en el fago de nuestra condición humana.

Selene Fallas, académica de la Universidad de Costa Rica.

Bitácora de los hechos consumados, Juan Carlos Olivas, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.

Este poemario de Juan Carlos Olivas muestra su introspección en un mundo ante el cual las palabras llevan cierta tonalidad de desencanto y destrucción. La experiencia intangible de la poesía es, para Olivas, la vital promesa de su obra: aquí "radica la frescura de este libro," se expresa en la contratapa.

Acuses de recibo, Áncora, La Nación.


Ensayo

Crónicas de lo efímero: un siglo de revistas culturales y literarias costarricenses, Flora Ovares, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.

Las revistas literarias son testigos de la época en la que surgen. Se convierten en huellas y trazos que dan cuenta de un modo de pensar; de las relaciones entre diversos actores y sus prácticas significantes en un determinado contexto. De ahí la importancia de conocer su historia, establecer sus líneas ideológicas y de alguna forma revitalizar, al dialogar con ellos, los discursos que las sustentaron.

Esto es lo que ha pretendido la experta en estudios literarios e investigadora Flora Ovares con su libro Crónicas de lo efímero: un siglo de revistas culturales y literarias costarricenses, en el que nos reencontramos con publicaciones como Páginas Ilustradas, Repertorio Americano, Brecha o Kasandra, ente muchas otras que, como indica la autora, "se han constituido en ámbito de tolerancia y libertad, en lugares de sobrevivencia de una cultura alternativa." La obra incluye en la segunda parte un artículo de Margarita Rojas sobre las revistas infantiles y uno de Iris Chaves sobre las relaciones entre identidad y cultura.

Crónicas de lo efímero es un estudio imprescindible para comprender el acervo literario de nuestro país y descubrir en sus letras parte de nuestros fundamentos históricos como nación.

Gustavo Solórzano-Alfaro, editor y crítico literario.

La narrativa de Virgilio Mora: complejidad polifónica y dialogismo, Jorge Chen Sham, Fundación Interartes.

El libro recopila análisis de las obras de Virgilio Mora realizados por críticos como Esteban López, Claudia Montoya, Diana Wade, Uriel Quesada y Alexander Sánchez. El editor de esta compilación es el Dr. Jorge Chen Sham, catedrático de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura de la Universidad de Costa Rica, quien durante la presentación de la obra se refirió al estilo de Mora como "incisivo, irónico, demoledor y que domina con maestría la oralidad del relato y la risa." Destacó Chen que uno de las principales contribuciones de la obra de Virgilio Mora a la literatura costarricense es "el abordaje de temas incómodos en relación, sobre todo, con la sexualidad y las marginalidades." Este escritor es también psiquiatra, y a criterio de Chen esta profesión ha permeado su literatura en la manera en que trata temas tabúes como la sexualidad, los odios y los afectos.

Semanario Universidad.

Se trata de un volumen colectivo dirigido por Jorge Chen en el que participamos profesores de la Escuela de Filología (Chen, Dorde Cuvardic, Alberto Barahona, Carolina Sanabria, y yo) y académicos de varias universidades de los EE.UU. (Uriel Quesada, Claudia Montoya, Samuel Manickam y Luis A. Jiménez). Desde muy diversas posturas teóricas y metodológicas se aborda la obra literaria, múltiple y compleja, de Virgilio Mora, uno de los más destacados escritores costarricenses de la segunda mitad del siglo XX. Son diez estudios que profundizan en textos fundamentales de la producción de Mora, tales como "Cachaza", "La loca Prado", "La película", "Los problemas del gato", "Mano a mano", "Memorias de un psiquiatra", "Nora" y "Enajenación". La obra de Mora se ha caracterizado por su constante transgresión de los tópicos y las barreras genéricas, lo que lo ha ubicado entre los mayores innvadores de nuestra literatura. Este volumen da cuenta de la alta valía que le atribuye la crítica académica.

Alexánder Sánchez, académico de la UCR estudiando en Sevilla.

Bigas Luna: el ojo voraz, Carolina Sanabria, Editorial Laertes (España).

La obra de Bigas Luna ha sido, desde sus inicios, general, global, transdisciplinaria. Más que un director cinematográfico, es un creador imaginario que trabaja con la imagen móvil y con la palabra escrita; un artista que recubre todo lo que toca de luminosidades y de oscuridades. En cada microcosmos disciplinario que le ocupa emplea materiales diversos rompiendo patrones y géneros; funda contaminaciones con los códigos, con las técnicas; consigue maridajes no usuales, pero sobre todo visuales, porque está cabalmente convencido de que —a pesar de las sublimaciones— el ser humano sigue siendo un animal y, por tanto, la obra responde a una pulsión que, como tal, ha de ser devorada. De ahí su preferencia por el exceso en cualquiera de sus manifestaciones, por las derivaciones, en suma, de cualquier implicación vital.

Bigas Luna: el ojo voraz, recorre la obra del artista reconociendo la gradual evolución de sus films desde sus primeras películas, más lóbregas, más tenebrosas, más sórdidas, hasta las de corte más luminoso, sus films mediterráneos. El análisis por separado de cada film constituye en realidad un procedimiento destinado a facilitar una comprensión de la evolución global de este creador poliédrico que, en su inquietud por la exploración de nuevas expresiones artísticas, acorde con su vocación gráfica, últimamente ha abordado la dirección teatral y el montaje del Pabellón de España en la Exposición de Shanghá.

— Carolina Sanabria, profesora de la Universidad de Costa Rica. Libro recomendado por el escritor Carlos Rubio.

Alvarado, María Pérez Yglesias, María Enriqueta Guardia y Flora Marín Gúzman, Universidad de Costa Rica.

Retrospectiva de la obra de Francisco Alvarado Abella.

Toma el pincel de una manera peculiar y, cuando lo hace, no lo suelta hasta haber terminado aquella obra que se proponía. Con firmeza inusitada agrega, una tras otra, las pinceladas certeras, restregando donde era necesario, acentuando los claros después de asegurarse de que los colores oscuros estén emplazados correctamente y, por último, darle el toque mágico, unas veces acentuando una luz y, otras, intensificando el punto focal.

María Enriqueta Guardia, curadora. Lo real y lo imaginario, Luis Barahona, Editorial Costa Rica.

El libro de ensayos que el lector tiene entre sus manos es un pasaje para la memoria. Luis Barahona, filósofo e insigne ensayista del siglo xx, reivindica una Costa Rica con pensamiento de identidad. Nos lleva a través de su vívida prosa, a las márgenes del discurso donde convergen lo imaginario y lo real. Allí nos encontramos con el ideario de Mario Sancho, Pío Víquez, Víctor Manuel Sanabria y Manuel de Jesús Jiménez; con las reflexiones acerca de la paz, las ideas estéticas, la picaresca y el idealismo del Quijote.

Animado por la idiosincrasia de un Cartago y una Costa Rica todavía iluminados por el pensamiento hispanoamericano, como confluencia filosófica, nos deja el valor de hechos y personalidades que mantienen su capacidad de discernimiento y asombro característicos del vitalismo y con los que se ha construido la nación. En definitiva, Lo real y lo imaginario es memoria imprescindible para los lectores interesados en el discurrir del pensamiento nacional.

Nota de contraportada.

***

Para cerrar este artículo, quiero resaltar el aporte realizado por la periodista Andrea Solano de Aldea Global del periódico La Nación a los escritores de este país. Un apoyo importante para dar conocer la obra de muchos autores costarricenses contemporáneos. A título personal y también en nombre de 89dB, un aplauso por esa labor encomiable que realiza desde su trabajo, grande Andrea. solo89-16.png

5743 lecturas

3 comentarios

Muy buenas las reseñas, un artículo muy bien elaborado y haciendo una labor muy importante como resaltar la obra nacional.

Pregunta...estos libros, en especial los de poesía, ¿en donde están a la venta?

Imagen de luisesteban
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 7479

Luisesteban, podés conseguirlo en Libros Dolouz, en puro centro de San José y en la Librería Universitaria. Saludos, gracias por el interés.

Imagen de Warren Ulloa
Desconectado
Empezó: 6 Jul 2010
Karma: 153

Muchas gracias a usted compañero, haré lo posible para conseguir algunas de estas obras.

Imagen de luisesteban
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 7479