Imagen de Anónimo

Login


Reggaetón: El Libro

reggaeton-book-cover(2).jpg

“Que es lo que tu quiere’ madafucka? QUIERO PUSSY!”

Esa fue la primera canción de reggaetón que recuerdo haber escuchado. Creo. A lo mejor era una plena panameña. O algún rap tropicalizado. He googleado esas liricas pero no he dado con ellas. Aunque sí estoy bastante seguro que alguna tarde del 2003, viniendo en el bus del colegio con un par de amigos, esas palabras salieron con fuerza de los parlantes. “QUIERO PUSSY!”. Una y otra vez. Nos volvimos a ver y nos reímos. Poco sabíamos en aquel momento que ese estilo de música vendría a dominar todas nuestras fiestas y reuniones sociales por los próximos 4 años.

Yo, como la mayoría de ustedes, pasó todos esos años odiando el reggaetón. Como respuesta me refugié en el rock, principalmente el indie. Y aunque pasé por 4 años llenos de fiestas musicalmente poco divertidas, siempre me iba con la convicción de que mi fidelidad al rock me convertía en un defensor del talento, el buen gusto y el arte. Otros simplemente me consideraban amargado.

Fast fo’ 7 años y estoy en el 2010. En algún momento de esos años, el rock me mandó a la mierda (o yo lo mandé a él) y me convertí en un huérfano musical. Como abejón de mayo, iba de lugar en lugar rebotando, buscando encontrar algún género musical al que pudiera llamar “hogar”. Ese hogar resultó ser la música negra.

Y como REGGAETON, esta excelente antología de ensayos y demás escritos relacionados con el reggaetón lo demuestra, toda esta historia empezó con la música negra. Literalmente. “Música negra”, también conocida como melaza, es el nombre con el que se llamaba en los años 90 a la combinación de hip-hop estadounidense y dancehall jamaiquino que se popularizó en los barrios pobres de Puerto Rico.

Wayne Marshall, etnomusicólogo reconocido en la blogosfera por su blog Wayne & Wax y co-editor de la antología, se encarga en el primer capitulo de realizar un mapeo de la música que ahora conocemos como reggaetón, llevándonos por un viaje músical desde Kingston en Jamaica hasta la cercana Ciudad de Panamá para llegar hasta San Juan, Puerto Rico. Y de ahí, al resto del mundo. Dancehall, plena panameña, reggae en español, hip-hop latino, música negra, underground; todos pasos en un camino musical que llevaría a posicionar al reggaetón como el principal producto de exportación musical de Latinoamérica.

Claro, que no son pocos los que disputan el origen puertorriqueño del reggaetón. Los vecinos panameños, que tanto inundaron las ondas en los 90 con éxitos urbanos de figuras como El General y Renato, reclaman el reggaetón como suyo. El libro en general rechaza esa tesis pero sí reconoce la influencia de esos y otros artistas panameños en el nacimiento del reggaetón, por lo que un pequeño pero curioso capítulo es dedicado a esta “Conexión Panameña”.

Qué sabroso!

Ahora, seamos honestos, el reggaetón, por lo menos en su vena más comercial, es un genero musicalmente repetitivo y líricamente pobre. Claro, hay excepciones notorias. Pero por cada DJ Nelson, Tego Calderón o Calle 13, hay un sinfín de reggaetoneros preocupados únicamente en relatar, con un lenguaje cada vez más simple, toda la gama de movimientos pélvicos posibles y las conquistas sexuales que consiguieron gracias a ellos. En serio, dude, ya sabemos que detrás de tus 150 kilos de peso se encuentra escondida una máquina sexual, pero no es necesario restregárnoslo en la cara en cada canción. Eso sí, para mi el Dem Bow, esa beat repetitiva que forma la base del reggaetón, es completamente irresistible. El Dem Bow dice “bailen” y todos obedecen. Pero de ahí a usarlo en 450 canciones al año, pues ya eso excede un límite.

Si hay algo interesante en el reggaetón es su impacto. Hace unos años, esta mierda estaba en todo lado. La clase baja, la clase media, la clase alta, los negros, los morenos, los blancos y los machos, todos escuchaban y bailaban reggaetón con abandono (con la excepción de amargados como yo). Y claro, las características del género, especialmente con su énfasis en el sexo y la hipermasculinidad (con perreo incluido), provocaron amplios debates en la mayoría de países latinoamericanos. ¿Es el reggaetón una influencia negativa en la juventud? ¿Promueve la promiscuidad, la misoginia, el materialismo y la degradación de los valores morales? ¿Deberíamos prohibirlo?

Es a la hora de analizar esos debates en que esta antología se vuelve indispensable ya que en sus últimos tres capítulos podemos encontrar múltiples estudios y ensayos realizados por musicólogos, etnógrafos, antropólogos, sociólogos, periodistas, raperos y hasta los mismos reggaetoneros dedicados a algunos de los temas más controversiales que rodean al género.

Discos como este te harán adicto a las drogas

Así podemos encontrar un estudio acerca de los intentos de la elite cultural puertorriqueña de prohibir, en los años 90, lo que en aquel momento se conocía como música underground (o negra) debido a la creencia de que promovía la promiscuidad y el abuso de las drogas. También entran en escena un par de ensayos dedicados a nuestros muchachos de Calle 13: uno que explora la critica realizada por Residente, tanto en sus liricas como en sus videos musicales, a la hipermasculinidad del reggaetonero estereotipo y otro que analiza las liricas surreales del mismo René Pérez tomando como punto de partida el concepto surrealista de “vómito verbal”. No menos interesantes son los ensayos dedicados al perreo y su relación con otros bailes latinoamericanos que en su momento también fueron criticados por su alto contenido sexual (por ejemplo: el tango), a la ambivalencia que siente hacia el reggaetón un rapero puertorriqueño de la vieja escuela y, más llamativamente, el artículo escrito por Tego Calderón en el que denuncia el racismo rampante que puede encontrar un negro en Latinoamérica.

Pero los dos mejores ensayos de la antología tienen que ser “The Politics of Dancing: Reggaeton and Rap in Havana, Cuba” de Geoff Baker y “(W)rapped in Foil: Glory at Twelve Words a Minute” de Felix Jimenez. El primero es un interesantísimo reportaje que analiza las implicaciones políticas de la creciente popularidad del reggaetón en la Antilla Mayor: por un lado está el rap político, apoyado por el Estado, y por otro el reggaetón apolítico, celebrado por las masas más preocupadas en pasar un buen rato que en seguir escuchando discursos ideológicos.

El segundo, de Félix Jiménez, está dedicado a Glory, la “Gata Gángster” del reggaetón y encargada de exclamar memorables frases como “dame más gasolina” y “estoy suelta como garete” en éxitos de Daddy Yankee y Don Omar, respectivamente. También recordarán a Glory por su todavía más memorable esfuerzo solista, La Popola, cuyas liricas como “ay no me des más na’, que me duele la popola” le valió ser censurada en República Dominicana. Jiménez compara la carrera de Glory, encasillada como una “gata” cuyo único propósito es el de ser un objeto sexual para el deleite masculino, con la de Ivy Queen, la reina del Reggaetón más conocida por haber cultivado una carrera y una imagen basadas en su igualdad de condiciones con el sexo opuesto. Esos dos ensayos son la cereza en el postre que es esta compilación.

Glory, la Gata Gángster

El reggaetón, como todo fenómeno cultural originario de las clases bajas, ha sido criticado, censurado e ignorado. Pero su empuje y popularidad fue lo suficientemente fuerte como para sobreponerse a los intentos de las elites culturales de contenerlo. Y, nos guste o no, probablemente en cualquier rincón del mundo alguien escuchó una canción de reggaetón alguna vez en su vida y zapateó el piso al ritmo del dem bow.

Lo que esto nos indica es que el reggaetón se convirtió, especialmente en Latinoamérica, en un hecho de la vida diaria. Para aquellos que vivimos en los 00’s, escucharlo en algún lado era tan inevitable como la muerte. Los méritos artísticos del género podrán ser debatibles. Algunos encontrarán en él una excitante mezcla entre sonidos jamaiquinos, latino-caribeños y estadounidenses. Otros considerarán que ese sonido repetitivo y simple ni siquiera debería considerarse música. Pero lo que no es debatible es su popularidad y el impacto social y cultural que esa popularidad ha provocado especialmente en las sociedades latinoamericanas y sus diásporas.

Ese impacto no se debe ignorar y esta fina antología se asegura de que ese ya no va a ser el caso, y no solo eso, sino que nos muestra toda la variedad de enfoques y perspectivas desde las que se puede abordar un fenómeno cultural como este. REGGAETON es un libro interesante, informativo, entretenido e imperdible para todos aquellos con algún interés en la música popular y sus implicaciones políticas, culturales y sociales.

Bueno, ya, mucho análisis. El reggaetón, antes que todo, es un género musical fiestero y bailable. Entonces sí, a lo que vinimos.

A bailar como si en el 2003 no hubieramos sido unos amargados.

Reggaeton es una antología publicada en el 2009 por Duke University Press y editada por Raquel Z. Rivera, Wayne Marshall y Deborah Pacini Hernández.

Manfred Vargas R. — Es escritor, locutor, aficionado al cine snob y, aparentemente, politólogo. Escribe la columna más popular en todo 89db, es colaborador (ir)regular en Bad Hair Days, hace mixtapes misteriosas, es asociado fundador de una asociación recién fundada y es productor general de Exhum de Radio U.
Etiquetas:
11632 lecturas

16 comentarios

Imagen de Psuecótico
Desconectado
Empezó: 29 Jun 2008
Karma: 4835

En este preciso momento dan un especial en NatGeo de musica latina, y claro, reggaeton, esta bueno, si pueden veanlo o revisen cuando lo vuelven a pasar

Imagen de ._-m3mbr4na-_.
Desconectado
Empezó: 24 Jun 2008
Karma: 354

Mirá vos. Era Renato el que quería pussy. Entonces sí era panameña esa canción.

Y sí, NatGeo ha estado dando esos programas en las últimas semanas (originalmente es un programa de la PBS). Si pueden ver los cuatro episodios, lo recomiendo. Los primeros dos, dedicados al latin jazz que introdujeron los cubanos a New York en la primera mitad del siglo pasado y a la salsa, son especialmente recomendados.

El cuarto episodio, dedicado a la música latina actual no es tan interesante, en mi opinión. Pasan demasiado tiempo comentando a Rick Martin y a la Shakira blonda. Igual es interesante. De hecho en la parte en que se habla del reggaetón, aparece hablando Wayne Marshall, co-editor de esta antología.

Imagen de Cirdan
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 3839

yo me considero como ud mae, UN AMARGADO!

cerrado en mi metal, rock y demas musica que gracias a mi buena niñes si pude crecer con buena musica!

y sobre el esa vara que como muchos no lo consideramos musica, yo sinceramente no puedo estar ni 5 min en un lugar con eso por qeu me quiero pegar un tiro y si voy en un taxi y el mae lleva eso, no me queda de otra que aguantar por que si le digo que lo quite me da miedo que me pegue un balazo, asi que me lo aguanto como los hombres. En fin, eso para mi es algo desagradable y de mal gusto para las mujeres con sus liricas!

Imagen de Sirius
Desconectado
Empezó: 22 Jul 2009
Karma: 575

buen aporte.

ese libro se consigue en CR, Cirdan? su comentario (exquisito) me ha intrigado.

anoche ví el programa del que comentaron antes, es interesante pero en efecto pierden mucho tiempo comentando sobre esos que iniciaron la "invasión latina".

ví también una parte de una entrevista a Wisin y Yandel, ja. grandes.

Imagen de chlo
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 3208

El hecho de que ya haya un libro sobre el Reggaeton significa que no se puede simplemente ignorar la influencia musical y social que ha tenido especialmente en latinoamérica.

Y sigo pensando igual que en el 2003, la gran mayoría que sale me parece una auténtica basura, salvo algunos experimentos de fusiones con otros géneros que lo hacen un poco menos insoportable.

Imagen de JohnnyG
Desconectado
Empezó: 9 Oct 2009
Karma: 132

Para mí lo que es un poco triste o decepcionante es que una antología de este tipo haya tenido que ser publicada en Estados Unidos y en inglés. Aunque una de las editoras es puertorriqueña y la otra es dominicana, la mayoría de artículos fueron escritos por ingleses, estadounidenses o alemanes.

Por ejemplo, todo el segmento dedicado al reggae panameño está conformado por entrevistas y ensayos realizados por estadounidenses y alemanes. Y es la parte más pobre del libro porque, según los editores, hasta ahora nadie ha escrito un libro o hecho un estudio acerca de este tipo de música y el impacto que tuvo en la sociedad panameña e incluso en países como el nuestro.

Y no es que me parezca mal que extranjeros escriban acerca de la música de nuestros países, lo que me parece mal es que si no son ellos, entonces nadie escribe o estudia esa música en nuestros países. Y eso es en general algo común de la música popular latina. Hasta que no vengan los gringos y los europeos a decirnos que es buena o vale la pena estudiarla, no nos la creemos. Seguimos creyendo que es música de clase baja, de gangsters, de primitivos, de lo que sea.

Esto va más allá de si la música nos parece buena o mala. En nuestros países, siempre tratamos con desprecio a la música popular autóctona. Nos toma décadas darnos cuenta que debemos valorarla. Géneros musicales como el tango y la bachata, que ahora son patrimonio cultural de la región, en su momento fueron tratados de música vulgar, de la clase baja, de los negros.

Y aunque no se admita públicamente, para mí si hay barreras raciales y clasistas en lo que escuchamos. Por ejemplo, para la mayoría de nosotros sigue siendo más facil identificarnos con Calle 13, dos blancos de clase media y educados en Estados Unidos, que con la mayoría de reggaetoneros. Y a mí me gusta mucho Calle 13 pero a la vez se me hace medio extraño que se declaren los representantes de los ghettos del mundo.

Pero bueno, esto da para mucho.

chlo: no creo que lo vendan aquí. Yo lo pedí por Amazon en estas navidades.

Pero si les interesa, recomiendo mucho el blog de Wayne Marshall, wayne&wax. De hecho acaba de subir un post relacionado con reggaetón. Pero en general el tipo habla de muchos géneros urbanos.

Imagen de Cirdan
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 3839

Me gustan sus columnas de música.

Como dicen: nunca digas nunca. Si en el cole me hubieran dicho que en el futuro estaría matizando ciertas varas, no me la hubiera creído.

Y es que la musica buena es eso, buena. No tiene un género. Tengo a Willie Colón y Buju Banton en el hombro, picandome la cabeza, diciendome: "te lo dije".

Y con lo de la apreciación por foráneos, aparte del tema lamentablemente de raza, esta eso de "nadie es profeta en su tierra". No vayamos muy lejos, aca por ejemplo el primer disco de Walter Ferguson lo editó la Smithsonian Folkways en Estados Unidos en 1982. Y si bien en este caso hay que destacar el esfuerzo de Manuel Monestel de rescatar esta cultura desde finales de los 70s, tampoco a Manuel le hicieron caso durante años...

Imagen de Tom Violence
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 509

A mi me gusta el metal, en casi todos sus estilos. El rock, funk y jazz. Me gusta la música violenta, en letras y ritmo.

Pero me gusta la música orgánica, la música que se siente, que requiere tanto feeling como talento.

La gran mayoría del reggeton es pura pura pura mierda, eso lo sabemos todos. Ritmos prefabricados y letras idiotas. Fórmulas comunes y productos plásticos (por eso odio el pop también).

Pero diay hay ciertas canciones de Calle 13 (casi todo el disco de Los de atrás vienen conmigo, el cual no me avergüenza tener en mi rotación habitual) y Tego Calderón, que tienen unos ritmos latinos sabrosos, tan bien construídos que no merecen el término despectivo de reggeton.

En especial Calle 13, los encuentro artistas muy completos e trascendentales.

Imagen de Zarathustra
Desconectado
Empezó: 23 Jun 2008
Karma: 98

Yo lo siento, pero a mi ni Calle 13 ni nada de eso. Tan inevitable y DOLOROSO como la muerte...

Imagen de Yomelacreo
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 4753

Excelente reseña! mmm calle 13 yo no lo catalogaría en Reggaeton... Pero Bueno! thumbs up

Imagen de Luis_Rt
Desconectado
Empezó: 13 Nov 2008
Karma: 407

Por cierto, me encontré un artículo en la revista de antropología de la UCR que se llama "Análisis de la imagen de la mujer en el discurso del reggaeton" por María José Galluci

Para que vean que no sólo los gringos lo estudian. Les apuesto a que en universidades de latinoamérica con más actividad de investigación deben haber cantidad de estudios al respecto.

Y, medio off-topic. Un tema interesante para una columna aquí sería la música nicaragüense durante la guerra para derrocar a Somoza. En mi casa hay discos y es música EXCELENTE. Demasiado bien hecha, y muy muy emotiva. Se me ocurre que alguien podría escribir un poco de eso talvez. Si puedo pido que me pasen los discos a mp3 y los subo.

Imagen de Yomelacreo
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 4753

entre mas importancia le den y mas sigan hablando de este mas grande se hace

si bien por odiado o por amado la gente siempre habla del reggaeton y esto le da fuerza, es mas simple ignorarlo y ya

yo la vd nunca lo llegue a odiar, es muy poca la musica q me llega a molestar y q al chile digo "esta mierda no la puedo escuchar", cuando toy en algun lugar y ponen reggaeton me limito a ignorarlo, o vacilar ocn alguna pieza o ver a las guilas bailando shrug

nada gano con odiarlo o amargarme cuando lo ponen, eso no va a hacer q lo quiten tons...

Imagen de ZakRoM
Desconectado
Empezó: 23 Jun 2008
Karma: 2109

a uno siempre lo educaron y le inculcaron el ser tolerante y a respetar las opiniones ajenas....en el caso del reggaeton... pues yo deseo con todo mi ser que esta moda/invasión se acabe pronto... y siento que ese glorioso día llegará pronto!!! señores yo seré un amargado por lo que me quede de vida!!! jajajajajajja

larga vida al rock!!!

Imagen de dfigueroa
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 30

Zarathustra: El término "reggaetón" para nada me parece despectivo. Y no solo Calle 13 y Tego utilizan una buena mezcla de ritmos latinos, hasta los mismos Luny Tunes lo hacen bien (a mí esa canción, Metele Sazón, me encanta y es producida por ellos). El disco Broke & Famous de Ñejo y Dálmata también es un buen ejemplo. Liricamente no aporta gran cosa pero musicalmente se me hace muy interesante. Y a mí no me averguenza tener nada en mi rotación habitual. Cuando estaba en el colegio me importaba. Ahora, tanta gente desaprueba de lo que escucho que ya ni me afecta.

Luis_Rt: Por lo menos los dos primeros discos yo sí los calificaría como reggaetón. Este último es más díficil de catalogar. Ellos se autoproclaman como "música urbana" pero eso en realidad no quiere decir mucho. Es como catalogar a una banda de rock como "música suburbana" o a algún grupo folklorico como "música rural".

Yomelacreo: Claro que aquí también se realizan estudios. Pero se me hace que son muy pocos los investigadores que analizan estos géneros músicales seriamente. Y muy pocos logran ser publicados en un libro. Esto no es culpa solo de investigadores, puede ser de las editoriales también que no se interesan en publicar libros o antologías de este tipo.

Y sí me interesa esa música nicaraguense. Sería lindo tenerla en mp3. Llevo un tiempo teniendo ganas de escribir algo acerca de la música de Panama (si no han escuchado las compilaciones "Panama!" lanzadas por Soundway Records se las recomiendo) y estaría bueno hacer algo de Nicaragua, país del que prácticamente no conozco nada musicalmente.

dfiguerosa: Respeto el odio al reggaetón pero nunca he entendido esa necesidad de contrastar al rock con los demás géneros considerados como "inferiores" por sus detractores. El rock tendrá larga vida con reggaetón o sin reggaetón. Pero también necesita aires frescos. Esos aires frescos muchas veces los ha encontrado inspirandose y mezclandose con otros géneros. El rock no es un género menos mestizo que el hip-hop o el reggaetón. A mí me parece más interesante cuando el rock interactúa con otros géneros (ya sea electrónica, hip-hop, jazz, ambient, blues, lo que sea) que cuando se le intenta separar como si fuera una cosa pura e intocable.

Imagen de Cirdan
Desconectado
Empezó: 21 Jun 2008
Karma: 3839

Muy interesante Cirdan... Por letras como la siguiente es que Calle 13 me gusta mucho, sean clase media o baja, no me importa.

Tú eres un maleante, pura candela, detrás de un cristal ahumado y 30 guardaespaldas que no fueron a la escuela Forrao' con prendas de oro de la cabeza hasta el talón sin saber que por cada eslabón mueren miles en Sierra León

Quería postear el video de "Querido FBI" pero todavia no logro entender como postear videos de youtube weep

Imagen de Dialento
Desconectado
Empezó: 5 Abr 2009
Karma: 290