Imagen de Anónimo

Login


Análisis: La casa desaparecida

Fito se deja la voz en la Casa Rosada, Presidencia de la República de Argentina, donde presenta dicha canción en el 2006.

1999. Disco: Abre. En mi fanática opinión, el mejor de la discografía de Fito Páez.

Entre los doce manjares del disco, Páez nos presenta su épica negativista de la historia argentina: La Casa Desaparecida, canción bañada en metáforas, intertextos y un maravilloso reggae rap psicodélico con un bajista de ensueño. La canción desmenuzada nos cuenta lo siguiente:

Madre ponme en la chaqueta las medallas, los zapatos ya no me los puedo poner, mis dos piernas se quedaron en Malvinas, el mal vino no me deja reponer...

...de la nítida y oscura pesadilla de Valeria Mazza besando al cordobés que murió estaqueado, solo, entre los cuervos desangrado. En Resistencia aquí en los dos de abriles brindamos por él.

Un soldado lisiado, 1984, Guerra de las Malvinas, pide a su madre que le ponga las medallas de guerra en su chaqueta... él no puede. No puede ponerse los zapatos... no tiene donde. A ahogar las penas en el mal vino (mal vino = Malvino, Fito es pura poesía).

Valeria Mazza, súpermodelo rosarina (como Rodolfo), le da un icónico beso a Manuel Benítez "el cordobés", ícono matador, torero español, con más de tres decadas más que Valeria Mazza en su espalda. No está muerto, pues recientemente cumplió sus 77 años, pero a Fito le sirve como metáfora de los veteranos que hoy besa su patria. En Resistencia, capital de la Provincia del Chaco, se brinda por ellos cada 2 de abril, día que inició la guerra, día de la Conmemoración de los caídos en Malvinas, otro día más en la memoria bélica de Argentina.

Viene un lindo estribillo poético, argentinos al lado del camino, la especialidad del disco. Cambiamos de historia.

Abrazada en la tribuna con cualquiera cuando Boca está en mi boca, en mi boca de mujer. Entre el tetra hirviendo, el porro y las anfetas: ¡dale Boca, dale Boca, dale Boca, dale Boca, tenga fe! Que la guerra está perdida y de esto ya hace tiempo, y esto todos lo sabemos, ¿qué le vamos a hacer? Te regalo la bombacha transpirada si hoy ganamos la copa 4 a 3.

Bueno... hablar de La Ultra y La Doce puede estar un poco fuera de caso, pero el punto no se pierde.  

Bueno... hablar de La Ultra y La Doce puede estar un poco fuera de caso, pero el punto no se pierde.

Si hubiera algo que mencionar... pero no lo hay. Una entre miles de xeneizes, y Fito decide ahondar en esa realidad, nada ajena a la nuestra, porque ellos tienen a sus hinchas del boca, y nosotros a la Ultra, a La Doce, la cantidad de miles en la tribuna no hace la diferencia, y menos aún si es La Bombonera o La Cueva del Monstruo. Barras de pasión, barras de fuego, barras de crimen, barras de miedo: realidad secreta de cada hinchada. 

¿Que pasó en la Argentina, es la casa desaparecida? Bienvenidos a casa Argentina, a la desaparecida.

Otro estribillo hermoso, y probablemente doloroso, pues Fito recalca por primera vez que para él Argentina no vale lo que valía antes, y lo que fue un hogar, una casa pues, desapareció. Tema nuevo:

Soy paragua de la villa 21, yo te la mamo, yo te hago todo lo que vos querés. El sargento Ibarra se me ha enamorado, los domingos paga el whisky y el hotel, y yo le robo la pistola cuando duerme y me voy a Godoy Cruz, a Godoy Cruz y Santa Fe a cuidar de la Ramona y de los pibes que te besan, te roban, te cuidan entre las vías del tren.

 

De estas vías del tren se habla. Y entonces uno deja de pensar en el obelisco.

Esta canción tiene una magia particular que hace recordar que el concepto latinoamericano de Argentina como una tierra de seres pedantes y presumidos con un sensual acento, es no más que eso: un concepto. Irrelevante si es errado o no, nos recuerda que Argentina, otro país latinoamericano, no esta exento de la realidad común del continente. Las historias de putas en nuestro lado del mundo, casi siempre escuchadas como las historias de aquellas mujeres que están dispuestas a todo (lo que vos querés) por cuidar de los suyos. Y entonces el verso nos abre una pequeña historia, con Juan Felipe Ibarra, otro miembro de la historia bélica de Argentina, como alegoría de ese hombre revisitado que se enamora de su compañía sexual, y su mujer, su puta de villa miseria, que ni tonta que fuera, le saca todo el provecho. Le roba la pistola, se la lleva a sus pibes en Ramona, Santa Fe, y bueno, esos pibes hacen lo suyo (si alguna vez vio Ciudad de Dios, pues las villas miseria y las favelas tocan los mismos pitos... no se hace difícil establecer relación). Reitero: donde hay pobreza, las historias se parecen, sea en Siria, Costa Rica, Argentina o [inserte cualquier país del mundo].

Fin de la melancolía. Que se venga Fito repartiendo lírica al mejor estilo latinoamericano. Por mucho que me duela, tendré que dejar la poesía de lado y centrarme en el lado histórico de su letra, pues estamos hablando de una canción de once minutos, con una letra del tamaño de un cuento corto.

Entre Rosas y Sarmiento, Don Segundo y Martín Fierro, la barbarie y los modales europeos, el país de los inventos, Maradona, los misterios del lenguaje metafísico del gran resentimiento. Bienvenidos inmigrantes a este paraíso errante, ya se sabe que el que no arriesga no gana. Y esa casa que dejaron escapando entre las balas era el caldo del cultivo a la nostalgia.

Mucha historia de por medio, una vez más referencias a los regidores militares de la (espantósamente grande) línea de presidentes militares argentinos. Duelos eternos en la historia de Argentina: Juan Manuel de Rosas vs. Domingo Sarmiento, reformadores del desarrollo educativo y militar. Don Segundo Sombra vs. Martín Fierro, la muerte de la leyenda de los gauchos y la reenaltación de los mismos (podríamos hablar de la pampa guanacasteca también, del folclor cantando de los sabaneros y el güipipía, y de nuestra consciencia social asesinando la memoria de un sabanero, convirtiéndolo en peón de hacienda). La indiferencia, la globalización de las costumbres del primer mundo, una memoria de Argentina como una potencia económica mundial a principios del siglo XX, Maradona metiéndole dos goles a Inglaterra y los ingleses metiéndole dos balas a los argentinos. Nuestro querido rosarino lo deja claro: Argentina no es lo que parece desde afuera, Argentina es una tierra de violencia, de añoranza de un pasado glorioso.

El 22 de junio de 1986, Argentina se proclama como un estado maradoniano, siguen los pasos de Nietzsche y matan a Dios, para ver nacer a D10S.

Yo volví con Onganía y la cosa aún seguía, Aristócratas patricios y Patricias de Anchorena, tan católicos mamones, protagonistas sin roles yendo tras de un socialismo patriotero, sindicalista...

Juan Carlos Onganía fue (adivinen...) otro de los regidores militares, y Fito nos habla de ese periodo temeroso donde cada cambio de presidente, el pueblo entero rogaba un cambio... pero no. Los (intentos de) libertadores iban y venían, Patricia de Anchorena siendo una de esos. Argentina en la era del comunismo, en la era de las dictaduras y la idea de socialismo individualista, y América Latina persiguiendo los ideales rusos y los ideales que ganaban guerras.

Madres muy desesperadas cocinaban y planchaban, hoy sus hijos son caníbales fantasmas. Los cadáveres se guardan o se esconden en el río en palacios de memoria ensangrentada.

Sección clave de este análisis: La memoria ensangrentada.

Argentina, 1976, inicia el Proceso de Reorganización Nacional, inician las desapariciones. Madres y esposas bailan con escobas en Plaza de Mayo. Protestan contra un estado que les ha negado el derecho de saber que ha pasado con sus seres queridos. Buenos Aires huele a sangre. Los cadáveres de todos aquellos que fueron víctimas del legado de Hitler en Argentina nunca aparecen. No hay derecho al rastro.

El Decreto Nacht und Nebel (Decreto de Noche y Niebla, 1941) de Adolf Hitler expresa parafraseadamente: "El efecto de disuasión de estas medidas... radica en que: a) permite la desaparición de los acusados sin dejar rastro y, b) que ninguna información puede ser difundida acerca de su paradero o destino." No hay mucho que decir al respecto. Argentina recordará esto por los siglos de los siglos, y con toda razón.

Más párrafos de lírica suceden, más angustia y dolor. Más pobreza y violencia.

Nadie se puede salvar.

La historia que se cuenta con libros siempre va a ser diferente a la que se cuenta con el recuerdo.  

La historia que se cuenta con libros siempre va a ser diferente a la que se cuenta con el recuerdo.

Sigo vivo, sigo atento, y observando con el tiempo esta extraña enfermedad inclasificada que te afecta muy deprisa, que te quita la sonrisa, cuyo síntoma es que ya no importa nada.

Argentino hasta la muerte, la patilla de Facundo recortada de la gente, de la caras. Y seguir comiendo mierda, cada día, cada noche y explicarle al mundo entero nuestra nada de la historia universal de la argentina ensimismada que contiene enciclopedia de uno mismo.

Si hubiera que definir un tema céntrico para la canción, sería el hecho del desarraigo como idiosincrasia del argentino (nada lejano a la historia de Costa Rica), pues no existe forma más clara de decir que al argentino no le importa Argentina, ni la patria que fue, ni en lo que se convirtió. El 25 de septiembre, en Telenoticias, comentan que se prevé un abstencionismo de votantes del 30% entre los costarricenses para las próximas elecciones en febrero, y quizá es por mi propia concepción del voto como un factor determinante en nuestra democracia (o "democracia", o democracia) pero el abstencionismo manda el mismo mensaje: al igual que el argentino de Fito, al tico le da igual su país. Pero no importa, porque yo estuve gastándome la garganta en la Fuente de la Hispanidad cuando clasificamos, y adiós al derecho de hablar de falso nacionalismo.

Facundo Cabral tenía unas patillas prominentes.  

Facundo Cabral tenía unas patillas prominentes.

Somos, al fin y al cabo, la generación que viene de la generación que cantaba trova, y hablaba de paz. Somos la generación que no mata por su país, y nunca va a matar por su país. Y sea esto una buena o mala consecuencia de la historia, no se puede dejar de destacar que nuestro sentido nacionalista, tanto argentino como costarricense, se resume en las pequeñas alegrías que nos hacen sentir que el nombre de nuestro país va a salir en CNN, con una nota al pie tan vana como lo permita nuestro amarillismo: Leo Messi o Bryan Ruíz, tangos o tambitos, el churrasco o el pinto, un país plateado o un país feliz, es todo lo que nos importa. De por si, ¿quién ocupa más que quince segundos de fama?

Nada ha desaparecido ni la casa con diez pinos ni mi amor, ni la zamba de mi esperanza. Es que el mundo es muy cretino pero puede ser divino, si yo quiero porque nada en este mundo me hace falta, nada mas que algunos trucos, un conejo, una galera, un colchón, un tocadisco y una mesa. Y es posible que los hijos puedan cambiar lo que hicimos y la casa nunca más desaparezca.

No hay mejor forma de cerrar una diatriba poética violenta como esta que con un poco de optimismo. Y es que todo lo que nos dice es cierto, y ojalá nos dejara algo en la cabeza. Todo está ahí, nada se ha ido y podemos usarlo a nuestro favor. Todo lo que nos arde y todo lo que nos mata puede redimirnos, puede levantarnos, y todo a punta de voluntad. No importan las deficiencias, no importan las clases sociales, no importa el mundo en el que vivimos hoy. Importa dejar un legado de cambio, y crear mentalidades que signifiquen la nueva, futura idiosincracia, la esperanza del nuevo mundo nunca muere. Décadas soñando que los hijos dejen algo mejor para los suyos... pues que el sueño nunca muera. Que la casa nunca más desaparezca.

Daniel González — Iluso, melodramático y zurdo. Músico aspirante a músico. Fanático a muerte de los videojuegos open world y defensor del PlayStation. Dedicado a escuchar música progresiva cuando sale el sol y pop de MTV cuando sale la luna. Amante del café y los postres. Estudiante universitario y aficionado profundamente al fútbol.

3 comentarios

"...nadie se puede salvar..." Excelente Fito. Buen análisis de La casa desaparecida. "Nada ha desaparecido".

Imagen de patycab
Desconectado
Empezó: 27 Mayo 2013
Karma: 13

Mae, jueputa pedaso de texto mas bueno.

Imagen de luisesteban
Desconectado
Empezó: 20 Jun 2008
Karma: 7479

Mae pura vida! Es el primero que hago y di agradezco montones un comentario de esos!

Imagen de Daniel González
Desconectado
Empezó: 25 Sep 2013
Karma: 19