Imagen de Anónimo

Login


Dança da solidão

“Soledad, palabra, clavada en el corazón. Resignado y mudo, en el compás de la desilusión”.

Soledad que transmuta en el recuerdo.

Junto al mantel manchado con tintura café,

con granos de maíz y de piel.

Soledad que es carne y se acuesta con los ojos abiertos,

sin parpadear, a hervir toda la madrugada.

Soledad, se guinda de mis brazos como un niño pálido,

lo llevo arrastrado por el piso y no me quiere dejar ir.

Soledad, me siento a la hora del café a fumar con vos y me mordés las piernas.

***

Danza de Soledad, entre abril y marzo.

Te dejás venir entre gemidos y arqueás la espalda debajo de las cobijas.

Lo ensuciás todo, no te importa nada.

Te quedás pendiente de mis desvelos,

de cuando me mojo la punta de los dedos para sumergirme en tu agua tibia.

***

“Soledad es lava, que cubre todo. Amargura en mi boca, sonríen sus dientes de higo”.

Soledad que se encoje de hombros cuando me ve venir, sin hacer nada.

Soledad que me eriza la piel como brisa y susurros,

como besos milimétricos a un costado del cuello y detrás de la oreja.

***

Soledad a la par mía cuando me subo al bus,

en los rincones de las calles, en cada banca de cada parque,

en sus aceras y en mis calles.

Soledad, se baila en dos.

En pareja, al margen de la desilusión.

Soledad, se abre la puerta y me tiro a la cama.

Cierro los ojos y huelo su piel.

Cada poro, su cobertura glaseada en sal:

es mi sabor favorito.

***

Soledad y tierra mojada,

ensuciándolo todo con sus pies descalzos,

y sus palmas calientes recorriendo mi espalda.

Otra vez la madrugada, el pensamiento vagando,

pupilas pegadas al techo, ya no te escucho explotar.

***

Soledad, palabras, clavadas en el corazón.

Con clavos de oro puro, fundiendo mi alma al colchón.

En el compás de la desilusión.

Desilusión, desilusión.

Bailás vos, la bailo yo.

A dança da solidão.

Marianna Araya — Periodista. Estudiante de locución. Conduce Lado B, el programa de 89decibeles por Radio Hit. Amante del tabaco, la cafeína, la lluvia y el blues. Adicta a Osho. En noches de luna llena le rinde culto a Trent Reznor.
872 lecturas

1 comentario

Bendita soledad, entonces. Inspira estas letras que a la vez se convierten en espejo de su propia piel. Cuidado con ella, la soledad. Respétela y abrázela. Fácil sentirla, duro apreciarla, y más difícil aún trasnformarla. Salud!  

 

Imagen de Ignacio Sequeira
Desconectado
Empezó: 9 Ago 2011
Karma: 94