Imagen de Anónimo

Login


Latido América #119: Lorca y su Romancero Americano

 Homenaje al poeta granadino, a 115 años de su nacimiento

Era el año de 1898: España luchaba por conservar a Cuba como colonia, y Estados Unidos metía mano, declarándole la guerra a la península y apropiándose de Puerto Rico. Morían Lewis Carroll y Stephane Mallarmé. Y un 5 de junio nacía un tal Federico, en Fuente Vaqueros, Granada, Andalucía, España.

Aún graduándose en derecho se dedicaría a lo suyo sin ejercer jamás de abogado -amén de Dios-: tocar piano, guitarra, cantar, escribir poemas y obras de teatro, dirigir... En fin, enamorarnos.

Se había nutrido del Siglo de Oro de la literatura española y de las corrientes populares de la música y la literatura, reivindicando el romancero tradicional, a los españoles sefarditas y los gitanos, con historias de honor, pasión, celos y muerte, como resume Salvador Novo en el prólogo a una recopilación de su obra.

Esa misma tradición del romancero se había mantenido robusta en América, creciendo y mutando. Desde las nanas de tradición española directa, hasta los corridos mexicanos como una variación.

De ahí que no sea de extrañar que la apabullante sonoridad de las obras de Federico haya encontrado eco en las guitarras y voces de este lado del mundo. De una perfección increíble es el disco El corazón y el sombrero, de Marta Gómez, y de una cercanía de confidente es Luna Grande, de Chavela Vargas. En ambos las cantoras se apropian de versos y fragmentos de obras de teatro, con una claridad deslumbrante.

Pero Federico también cantó a América: Poeta en Nueva York surgió de una pasantía en la Universidad de Columbia entre 1929 y 1930. Para esa obra se alejó estéticamente del resto de su material: se acercó al surrealismo para retratar el caos y la deshumanizada industrialización de la ciudad estadounidense, justo en los días de la crisis económica. El resultado -a mi gusto- es un libro fundamental, icónico, desmesurado y desmesurante.

El homenaje de Latido América a los 115 años de su nacimeinto incluye la musicalización hecha por Enrique Morente y Lagartija Nick del poema Aurora (de Nueva York), Los lagartos (a cargo de Susana Baca) y La Guitarra (a cargo de Daniel Melingo).

También suma piezas del folclor andaluz recogidas por Federico e interpretadas por él al piano, y La Argentinita (Encarnación López) en la voz. Esto  ayuda a subrayar la importancia del arte popular en la obra lorquiana y el sentido desarrolladísimo que tenía del ritmo, y que trasladó de la música a su obra -mucha de ella concebida, desde un inicio, para ser interpretada en las tablas-.

Latido #119

  • Arbolé, arbolé. Marta Gómez
  • Zorongo Gitano. Lorca & La Argentinita
  • “Cabellos de emperadora”. Chavela Vargas
  • Es verdad. Marta Gómez
  • Los lagartos. Susana Baca
  • Canción de jinete / maría Tepozteca. Chavela Vargas
  • Cancioncilla del primer deseo. Marta Gómez
  • Granada. Marta Gómez
  • “Volaré por el hilo de plata”. Chavela Vargas
  • Casida de las palomas oscuras. Marta Gómez
  • La aurora de Nueva York. Enrique Morente & Lagartija Nick
  • Las tres hojas. Lorca & La Argentinita
  • “Yo soy la madre de doña Rosita” / sombras. Chavela Vargas
  • Gacela del amor desesperado. Marta Gómez
  • El poeta habla por teléfono con el amor. Chavela Vargas
  • Canción del naranjo seco. Marta Gómez
  • La guitarra. Daniel Melingo. 
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".