Login

Imagen de Anónimo

Latido América #132: A las víctimas del Golpe en Chile

“¡Canto qué mal me sales / cuando tengo que cantar espanto! / Espanto como el que vivo / como el que muero, espanto”. Víctor Jara

Salvador Allende se había lanzado ya tres veces buscando la presidencia. Fue hasta la cuarta su ocasión, la vencida. Qué suerte la suya: la alianza de partidos y grupos de centro, izquierda e izquierda extrema había triunfado por fin por sobre la alianza de derecha y derecha extrema apadrinada por los Estados Unidos. Nixon y Bush padre y las cabezas detrás de la guerra en Indochina financiaban periódicos y capacitaban militares. Insertaban en el ambiente el miedo al germen terrible del marxismo. EE.UU. no quería que una fuerza democrática y pacífica socialista se hiciera con el poder en un país del continente. Si Cuba era esta Cuba después de la revolución, ¿qué carajos pasaría con un país sí, votando, consciente, elegía a un nuevo Fidel para guiar a su país? Se habrían de contagiar de tan terrible mal otros países de Sudamérica y Centroamérica. Ya en 1954 la CIA había apoyado el Golpe de Estado en Guatemala. Y en 1963 el Golpe en República Dominicana. En 1964 el de Brasil. Y en el 76 lo haría en Argentina. Previsor.

Sangre por todos lados. Sangre. Sangre. Pero lo valía, decían Nixon, Bush, decía su gobierno.

Allende ganó esa cuarta ocasión, sin embargo. Pero el apoyo de EE.UU. a la derecha seguía: se organizaban paros de camioneros pagados con dólares, los abastecedores retenían la mercadería para dar muestras de crisis, para introducir el pánico por el marxismo.

Lo que había hecho Allende no le gustaba a las empresas estadounidenses: si antes extraían minerales del suelo chileno como si fueran los dueños del país, muchos fueron expropiados y nacionalizados sus proyectos. Y su país, EE.UU., salía a defenderlos, irrestricto.

Por eso dieron el golpe. Por eso traicionaron. Por eso se creen héroes.

Mientras tanto, 3.000 eran asesinados. 38.000 presos y torturados. Y su presidente, Salvador Allende, empujado al suicidio. Y a Víctor Jara, uno de sus cantores le arrancaron las manos, tan metafóricos los milicos.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, la seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria”, dice Allende, en su última alocución pública, por la radio. “El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse. ¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! , ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores! Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”

Allende murió el mismo día del golpe, el 11 de setiembre de 1973. Jara moriría en el estadio de fútbol que hoy se llama como él, el 15 de ese mes, preso junto a otros 5 mil. El poeta Pablo Neruda lo haría el 23 del mismo mes, del mismo año, con el corazón roto.

Así empezaron 17 años de dictadura del general Augusto Pinochet. Hace 40 años. Hace 3.000 muertos y desaparecidos. Hace 38.000 detenidos y torturados.

Fe de erratas: aunque en varias ocasiones el programa se refiere a 38.000 desaparecidos, se refiere a 38.000 detenidos y torturados, no desaparecidos.

Latido #132

  • Presentación. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos
  • Décimas. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos
  • Santiago de Chile. Silvio Rodríguez
  • Tonada por Lonquén (Adaptación). Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos.
  • La mariposa. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos (Amaro Labra)
  • Palabras de Salvador Allende
  • Canción para los valientes. Alí Primera
  • Qué pena siente el alma. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos. (Violeta Parra)
  • Paloma Ausente. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos. (Violeta Parra)
  • ¿Dónde están?. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos. Promauca
  • Yo pisaré las calles nuevamente. Pablo Milanés
  • Canción de la esperanza. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos. (Repicado)
  • Para nunca más. Conjunto Folclórico Asociación de Familiares de Desaparecidos (Amaro Labra)
  • Habla de Chile. Víctor Jara
  • Canto libre. Manifiesto. Víctor Jara.  

Programas relacionados

#099: Sinfonía mapuche. Homenaje a Víctor Jara y al pueblo mapuche

#110: Pablo Neruda. Tras la exhumación de sus restos

#083: Chile Violeta y herederos. Sobre Violeta, Víctor y nuevos intérpretes chilenos.

#116: Jorge Videla y el show de los muertos. Sobre la muerte del dictador argentino.

#108: Guatemala, nunca más. Sobre el inicio del juicio contra el dictador Ríos Montt.

#121: Uruguay, a 40 años del golpe.

#112: Puerto Rico Libre.

Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".