Imagen de Anónimo

Login


Latido América #221: Totó la Momposina conoce a Daft Punk

Bomba Estéreo, Meriddian Brothers, Pernett.. ¿de dónde viene la música afrocolombiana de aires electrónicos?

Cuenta Egberto Bermúdez, en su texto “La música colombiana: pasado y presente”, que para 1600 la población indígena de lo que hoy es Colombia había disminuido en un 80% con respecto a aquella con la que “se encontraron” los españoles.

Desde aquellos contactos ya los españoles traían consigo -como una mercancía más- hombres y mujeres arrancados de las costas de África. En aquel deshaucio de sus vidas, los negros esclavos traían consigo sus muchas y distintas costumbres: idiomas distintos, rasgos distintos, músicas distintas.

Para el siglo XVII -nos cuenta de nuevo Bermúdez- ya esa población representaba un 4% de los habitantes de la región. Muchísimo si lo comparamos con el escaso 1,3% representado por los españoles.

A pesar de la violenta esclavitud, la segregación y todas las posibles prohibiciones -hasta tocar tambores era penalizado por ley-, las herencias africanes perduraron en el tiempo, principalmente en las costas del caribe y el pacífico, enriqueciéndose de -y enriqueciendo a su vez- sonoridades europeas e indígenas.

Algunas de aquellas sonoridades perduran en artistas como Totó la Momposina o Petrona Martínez, quienes a través de su música nos siguen conectando con aquellos ancestros.

El siglo XX, sin embargo, también encontró a mucha de esa música afrocolombiana opacada por la “música bailable” de corte más comercial, con mayor relación con las islas del Caribe que con la Colombia misma. Además, el vallenato surgió como una música “nacional” y el pop borró fronteras e identidades como quien borra la memoria.

Estas evoluciones musicales no solo hallaron un contrapeso con Totó y Petrona, sino también con una influencia añadida: la de las sonoridades electrónicas.

A mediados del siglo pasado, Alemania vio desarrollarse la música electrónica justo tras la posguerra, y luego regiones de Estados Unidos como Detroit -techno- y Chicago -house-, hallaron su seña identitaria.

Como muchas otras regiones del mundo, Colombia se vió influenciada por esta corriente, que impulsó la apertura de clubes  y la experimentación de los dj´s y músicos locales. La música afro encontró un nuevo punto de ebullición.

En los últimos 15 años, dicho mestizaje ha alcanzado puntos cumbres en una movida cuyos límites siguen zanjando una muy particular identidad sonora. Systema Solar, Bomba Estéreo, Sidestepper o Pernett dan fe de ello.

Lejos de romperse, los hilos con la tradición se fortalecen y diversifican, mutan y cambian, como lo hace cualquier cultura viva que se resista a verse disecada en un registro sonoro. Al tiempo, en lugar de negarlas, enaltece las raíces que le sostienen y conforman.

Este episodio de Latido América celebra esa herencia y esa mutación a partir de una decena de bandas y solistas. Recordamos, además, que durante mayo se celebra la abolición de la esclavitud en este país.

Setlist

  • Tukapakata. Systema Solar
  • Punkero sonidero. Ondatrópica
  • El mago. Pernett
  • El merecumbé es la revolución. Frente cumbiero
  • Ataole remix. Bomba Estéreo
  • Logozo. Sidestepper
  • El bombo. Choc Quib Town
  • Fiesta (con el whiskey del folklore). Meriddian Brothers
  • Trucu trucu. Colectro
  • I am burro. Velandia y la Tigra
  • El caterete. Wganda kenya
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".