Imagen de Anónimo

Login


Latido América #274: Afroperú

Recorremos una decena de clásicos de la herencia negra en Perú

En muchas partes de América la negación de la herencia afro ha sido rutina a la hora de forjar una idea de "nación". La falacia no solamente sostiene en el tiempo la discriminación racial, sino que evita que muchas formas culturales sean reconocidas con la relevancia que merecen.

En Perú, por ejemplo, mediando el siglo XX Nicomedes Santa Cruz se dedicó a a llevar a teatros y radios buena parte de esa herencia que, además de negra, estaba ligada a la periferia y a las clases más bajas.

Así, de a poco, logró poner en primer plano un secreto a voces: la importancia de la negritud en la vida cultural peruana.

Por eso cada 4 de junio -día del nacimiento de Santa Cruz- Perú  busca saldar esa deuda y agadecerle al músico, decimista y periodista celebrando el Día de la cultura afroperuana.

Para sumarnos a este reconocimiento de las raíces peruanas y propias, este episodio de Latido América recorre la obra de una decena de autores de ese país que se han acercado a la raíz negra celebrando la negritud y el mestizaje como una denuncia de la discriminación.

Setlist

  • El que no tiene inga. Arturo "Zambo" Cavero y Oscar Avilés
  • Una larga noche. Chabuca Granda
  • Yo no soy jaqui. Manuel Donayre
  • María Landó. Susana Baca
  • Canterurias. Cecilia Barraza
  • A sacar camote con el pie. Lucila Campos
  • Camote. Novalima
  • Son de los diablos. Perú negro
  • Enciende candela. Roberto Rivas
  • Azúcar de caña. Eva Ayllón
  • Préndeme la vela. Abelardo Vásquez
  • Ya yo ta cansá. Victoria Santa Cruz
  • Samba malató. Nicomedes Santa Cruz
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".