Login

Imagen de Anónimo

Latido América #277: Maria Bethânia

 70 años de la diva brasileña

En su obra converge el sincretismo afrobrasileño, el fado portugués, la bossa nova, la experimentación rockera que dio pie al tropicalismo, la canción protesta que resistió la dictadura militar y las románticas melodías de los grandes baladistas.

Maria Bethânia nació el 18 de junio de 1946 en Bahía, Brasil, última hija de 6. Su hermano más cercano, 4 años mayor, es el también músico Caetano Veloso, otra de las leyendas de la música de Brasil y el mundo.

Justamente fue Caetano quien la introdujo en el mundo de la música, aunque su primera intensión fue dedicarse al teatro. Pero buena parte de aquel anhelo por subir a las tablas lo consiguió, a fin de cuentas, gracias a su interpretación vocal que nos transporta, palabra por palabra, en las intenciones de cada composición.

En este episodio de Latido América hacemos un repaso por su obra, incluyendo colaboraciones con artistas como Caetano Veloso, Chico Buarque, Omara Portuondo y Joan Manuel Serrat.

 

Setlist

  • Agradecer e abraçar. Maria Bethânia
  • Maria Bethânia. Caetano Veloso
  • Maninha. Maria Bethânia y Caetano Veloso
  • O navio negreiro. Maria Bethânia y Caetano Veloso
  • Peixe. Gal Costa, Gilberto Gil, Maria Bethânia y Caetano Veloso
  • Sem açúcar. Chico Buarque y Maria Bethânia
  • Com açúcar e con afeito. Chico Buarque y Maria Bethânia
  • Carcará. Maria Bethânia
  • Carcará. Barbatuques
  • Sinceramente teu. Joan Manuel Serrat y Maria Bethânia
  • Para cantarle a mi amor. Omara Portuondo y Maria Bethânia
  • Talvez. Omara Portuondo y Maria Bethânia
  • Melodía sentimental. Maria Bethânia
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".