Imagen de Anónimo

Login


Latido América #319: Santería

Música religiosa afrocubana

Para no desaparecer, una serie de deidades africanas hallaron refugio en la figura idolatrada de los santos de la religión católica. Así, los esclavos africanos traídos a América encontraron la manera de burlar la represión que sufrían todas sus formas culturales, incluyendo la religión que profesaban en sus antiguas patrias.

Con el paso de los siglos, esa devoción se convirtió en la santería: una serie de creencias y ritos religiosos que muestran el sincretismo ocurrido en distintas partes de América, muy particularmente en Cuba.

La música religiosa afrocubana utilizada en los rituales de la santería tiene su origen mismo en los procesos de diáspora africana provocada por las potencias europeas en su afán de conquistar los territorios de lo que hoy es América, explotarla y ponerla a producir.

Como una forma de resistencia, los esclavos y sus descendientes adaptaron las distintas religiones que profesaban a la religión católica que les impusieron los conquistadores. De ese sincretismo surge la santería.

En el artículo “La santería en Cuba”, publicado en Gazeta de antropología en 1993, la directora del museo nacional de música de Cuba, María Teresa Linares explica lo que es la santería. En ese artículo, ella escribe: “Con los conquistadores vino la religión católica, que era la religión oficial, y unas maneras de catolicismo popular muy apegado a la adoración de las imágenes, en especial, a las advocaciones de la Virgen María, cuyo culto lindaba con la idolatría”. Y añade: “El proceso de evangelización (…) llevó a aquellos esclavos a aceptar deidades ajenas, con las cuales se relacionaban a diario y de cuya vida y significación eran informados, para, en un proceso sincrético, aceptar como similares, no en sustitución pero sí en aparente adopción, a unos santos que tenían rasgos característicos similares a los orishas africanos. Esta relación sincrética dio lugar a la santería”. Así, Shangó se convirtió en Santa Bárbara y Babablú ayé en San Lázaro, por ejemplo.

Unas de las ceremonias de santería son las llamadas “toque de santos”. Para estos rituales sagrados se utilizan los tambores batá, que es un conjunto de tres tambores con dos parches cada uno y con forma de reloj de arena. El más grande se llama iyá, y existe la creencia de que en él habita Añá, una deidad. El segundo tambor se llama itótele y el más pequeño okónkolo, e incluyen sonajas. Juntos consiguen crear complejas polirritmias a las que se les suelen sumar una voz principal y coros que replican en idioma yoruba.

Precisamente eso es lo que escuchamos en esta edición de Latido América:  el disco “Oriki ara oko”, de Francisco Aguabella y sus tambores batá.

Setlist

  • Eleguá.Francisco Aguabella
  • Ogún.Francisco Aguabella
  • Ochosi.Francisco Aguabella
  • San Lázaro.Francisco Aguabella
  • Orichaoco.Francisco Aguabella
  • Dada.Francisco Aguabella
  • Oke.Francisco Aguabella
  • Los ibeyi.Francisco Aguabella
  • Reso Oya.Francisco Aguabella
  • Reso Yemayá.Francisco Aguabella
  • Aluya pa changó.Francisco Aguabella
  • Canto Yemayá.Francisco Aguabella
  • Canto Ochumi.Francisco Aguabella
  • Bababsolo Yu.Francisco Aguabella
  • Orula.Francisco Aguabella
  • Elegua Final.Francisco Aguabella
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".