Imagen de Anónimo

Login


Latido América #324: Rafael Escalona y Diomedes Díaz, leyendas vallenatas

 90 y 60 años de los músicos colombianos

Cultivaron el vallenato con los dones del mejor campesino y lo promulgaron como un evangelio por todo su natal Colombia. Con él rompieron los sesgos entre clases sociales enfundando sus canciones lo mismo en un patio, que en un palacio de gobierno o en la entrega de un nobel de literatura en Suecia.

Además, coincidieron en nacer un 26 de mayo.

En este episodio de Latido América celebramos la obra de las leyendas del vallenato Rafael Escalona y Diomedes Díaz, a 90 y 60 años de sus nacimientos.

 

Vallenatos

El vallenato surgió en la costa caribe de Colombia y se popularizó entre las clases bajas, como una manera de contar historias, enterarse de chismes y anécdotas, y amenizar tardes y noches de parranda.

Al igual que muchos otros géneros musicales del continente, como el tango o el merengue, las clases acomodadas lo veían de reojo por su mala fama o incluso lo llegaron a prohibir.

Esto cambió cuando apareció el músico y compositor Rafael Escalona. A diferencia de muchos otros artistas que se dedicaban a mil oficios y no pasaron nunca por la educación formal, Escalona llegó a la escuela y el colegio, y su acercamiento a la música fue escuchando y haciéndose amigo de trabajadores que en sus ratos de ocio se dedicaban a la música.

En una entrevista al periódico colombiano El Tiempo, aseguró que “el acordeonero era el machetero, el jornalero, el que ordeñaba las vacas, el corralero”. Y agregaba “Yo me levanté en un ambiente social favorable, pero compartía con los trabajadores”.

Escalona nació el 26 de mayo de 1927 y empezó a cantar y componer a eso de los 15 años cuando estaba en el liceo, Incluso, los temas que escucharemos son de esta época cuando era estudiante.

Al igual que Rafael Escalona, Diomedes Díaz nació el 26 de mayo, pero 30 años después, en 1957. Creció trabajando en el campo y así también empezó a cantar. La anécdota mayor de aquellos años es que lo solicitaban como espantapájaros en los cultivos de los hacendados. Aprovechando el oficio, se ponía a cantar. Cuentan que los cuidadores de una finca cercana le pedían que cantara para ellos, y a cambio conseguía unas cuantas onzas de café, de dulce de pan.

Así empezó a aprovechar su gigantesco carisma y a conjurar a sus audiencias.

El cronista colombiano Alberto Salcedo Ramos cuenta, en su crónica La Parranda eterna, que “Cuando Diomedes canta, deslumbra, conquista, desarma, se impone. Su canto le sirve lo mismo para granjearse favores que para predisponer a la gente a ser indulgente con sus errores. Quizá por eso —reflexiona Carrillo— Diomedes se acostumbró desde muy joven a la idea de que la Tierra gira al compás de su canto”.

El trabajo de divulgación del vallenato por parte de Rafael Escalona redundó en la creación de un festival para su divulgación y el encuentro de sus músicos: el Festival de la Leyenda Vallenata, que desde 1968 reúne a miles en el mítico Valledupar.

Precisamente el término vallenato viene de allí: era la manera despectiva conque la gente de otros pueblos le llamaba a sus vecinos de Valledupar. Con el tiempo, ese gentilicio despectivo y ese género musical de mala fama se convirtieron en símbolo de toda Colombia.

Setlist

  • Honda Herida (Rafael Escalona). Diomedes Díaz junto al Cocha Molina
  • El bachiller (Rafael Escalona). Alejandro Durán
  • El testamento (Rafael Escalona). Daniel Celedón e Ismael Rudas
  • Yo soy el indio. Diomedes Díaz y Colacho Mendoza
  • El cóndor herido. Diomedes Díaz
  • Señor Maestro. Diomedes Díaz y Álvaro López
  • La casa en el aire (Rafael Escalona). Bovea y sus vallenatos
  • El playonero (Rafael Escalona). Colacho Mendoza e Ivo Díaz
  • El pirata (Rafael Escalona). Cachaco Jiménez y Julio Rojas
  • Amarte más no pude. Diomedes Díaz
  • Tú eres la reina. Diomedes Díaz
  • La brasilera (Rafael Escalona). Alejandro Durán
  • Contestación a la brasilera (Armando Zabaleta). Carlos Vives
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".