Imagen de Anónimo

Login


Latido América #325: Ismael Quintana

80 años del sonero puertorriqueño

Su voz fue uno de los faros que guiaron el movimiento de la salsa, en compañía de leyendas como Eddie Palmieri y su conjunto La Perfecta, o la FANIA All Star.

Ismael Quintana nació el 3 de junio de 1937 en Ponce, al sur de Puerto Rico. En esa misma ciudad nacieron Eddie Palmieri, Papo Lucca, la familia de Tito Puente y la de Jimmy Sabater, por poner un par de ejemplos nomás.

En 1955, cuando tenía apenas 18 años, hizo su debut como bongosero en un grupo de amigos que animaba bailes en hoteles. En uno de aquellos eventos se animó a cantar, sin atisbar entonces que su voz sería el vehículo que lo llevaría a trabajar con algunos de los artistas más importantes de la escena latina estadounidense del siglo XX.

En una ocasión audicionó para el director Orlando Marín, pero fue directamente el pianista Eddie Palmieri quien lo fichó para sumarlo a un proyecto incipiente que forjaría una leyenda: su orquesta La Perfecta.

Allí, al batidillo de géneros musicales cubanos y puertorriqueños le sumó el jazz, la experimentación sonora, todo adobado por el piano de Palmieri, los trombones y la voz de Ismael Quintana.

En esta edición de Latido América recordamos al sonero, a 80 años de su nacimiento.

Setlist

  • Maestro de rumberos. Ismael Quintana
  • Yo no sé. Eddie Palmieri
  • Vámonos pal monte. Eddie Palmieri
  • Justicia. Eddie Palmieri
  • Cachita. Eddie Palmieri
  • Cachita. Daniel Santos
  • Mi debilidad. Fania All Star
  • Será que se acabó. Fania All Star
  • Mi isla preciosa. Eddie Palmieri
  • Bomba del corazón. Eddie Palmieri
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".