Login

Imagen de Anónimo

Como inicia el día para un tipo común y corriente?

Blog de la comunidad

Las opiniones emitidas en este blog pertenecen a su autor y son independientes del contenido editorial de 89decibeles.

Los rituales y recorridos mañaneros que a diario hacemos, suelen ser siempre muy similares; es por eso que me di a la tarea de hacer un resumen a manera de relato de las cosas que hago cuando voy hacia el trabajo en las mañanas.

-De camino a la parada del bus.

Es temprano, el reloj marca si acaso las 6am cuando decido que es hora de salir en busca de un bus, no sin antes haber practicado guitarra para comenzar el día con los dedos flojos.

Ya de camino intento no ser atropellado por ningún tipo de vehículo, porque como es costumbre, por ir poniendo atención a lo que suena en la radio, en ocasiones no me doy ni cuenta de por dónde camino. (a eso es que llamo caminar en piloto automático)  Después de unos 12 minutos caminando llego a la parada y lo primero que pienso es -puta ojala pase pronto el bus. pongo cara de amargado (en realidad tengo cara de amargado, así que no me cuesta mucho el gesto ese) y así comienza el desfile de personajes (que la pura verdad no es que sean personajes si no que, les puse apodos basado en la imagen que me dan) Un ejemplo de estos personajes seria como “el maesillo  medio gringo con chemas de metal melódico y que en su vida ha estado en medio de un slam” o la memorable y desaparecida “loca del agua” una chavala de aproximadamente unos 30 años, que trabajaba en un colegio en zapote, siempre cargaba una especie de garrafa con agua, y que un día me empezó a hablar sin razón alguna (de la cual nunca supe cómo se llamaba) y que agarraba el mismo bus que yo hace unos 2 años atrás, y así muchos otros como el viejito soplador etc…

-Viaje mañanero en bus.

Ahhhh que saborshhh no hay nada como subirse en un bus con la gente recién bañada, chavalas a medio pintar y uno que otro que aprovecha el viaje para desayunarse alguito (ese alguito va desde una galleta hasta una taza vulgarmente gigante cargada de fruta) ah y no me pueden faltar los dormilones que aprovechan para ajustar un poquito de sueño en el biaje  viaje .

Y me encanta ver que a cómo va avanzando el bus, en cada parada casi siempre se sube la misma gente y siempre casi siempre en el mismo plan, hay unos que se suben tranquilos pagan su pase y buscan donde “dejarlo caer” pero otros después de pegarse el morón de sus vidas para que no los dejara el bus, se suben con cara de locos y entre un gracias con la garganta seca por la corrida, casi que le tiran la plata al chofer (que ya a buena mañana lleva cara de- puto págueme y busque campo)  también tenemos de esas doñitas que se suben estando el bus ya medio lleno, y se le quedan viendo a uno con cara de deme campo (si, deme campo, así de seco y a sabiendas de que no vendría acompañado por un por favor).

Y así llega el momento de bajarse, entre con permiso y con permiso y una que otra mirada de -hey no me escucho ,le dije con permiso? esta sordo o está dormido aun?- a ver quite que me  voy bajando; así llega a su fin ese maravilloso trayecto en el colectivo de la mañana, con los personajes de la parada y los individuos que ahí se van agregando.

-Caminando hacia el trabajo.

Esta suele ser la mejor parte del recorrido de las mañanas, ya que es la última caminada y es por un residencial muy tranquilo, así que voy solo por la acera disfrutando de lo que sale por mis audífonos.

Ok antes de entrar a ese residencial tranquilo donde corren libremente los animales y ….(suave no, la cosa no es tan así) antes de eso tengo que cruzar la calle principal donde me deja el bus, y que es la calle principal que va para San Pedro y viceversa, así que mis amigos, entenderán que no es tarea fácil, y menos a esas horas de la madrugada mañana, con un semáforo a escasos 75 metros de donde me deja el bus, cabe destacar que ojalá fuera un semáforo normal (de esos que se ponen en rojo a cada rato para que uno cruce ) no señoras y señores, ese maldito semáforo (hijo de su semáfora madre) se pone en rojo como cada 10 minutos, el muy asqueroso, y dura en rojo cualquier cochinada, así que para cruzar tengo que ponerle, porque entre los carros que lograron pasar en “anaranjado” el semáforo, (anaranjado es ese momento cuando la luz cambia de amarillo a rojo y que la gente toma como verde) eso y los que salen de una calle alterna, entonces la cosa es ponerse alerta , y pasando el último de los que pasaron pintados de “naranja” hay que ponerle  porque vienen los otros y el semáforo ya casi que se vuelve verde de nuevo (el semáforo no, la luz es la que cambia de color).

Una vez al otro lado empieza el recorrido final por el residencial, claro de vez en cuando me topo uno que otro vecino del lugar, que sale a comprar pan o que sale con el perro a dar una vuelta tal como la “loca del perro” (otro personaje, apodado así porque es una chavala con cara de loca y paseando un perro que parece que va a morir de un paro cardiaco por obeso) y así con la radio sonando en mis audífonos, y uno que otro perro que le da por seguirme, es que camino unos 900 metros más, hasta llegar a la empresa (suave un toque) me falto relatar cómo es que cuando paso por dos panaderías que están muy cerca una de la otra ,bajo el ritmo de caminata y paso despacio; solo para disfrutar del olor a pan recién hecho (que de seguro no sabe a como huele, y es ese el gancho que usan las panaderías para que uno les compre) ya ahora superado el momento del pan recién horneado, llego a cierto punto donde ya puedo divisar el rotulo desteñido de la empresa, y que aun así para mi sigue siendo bonito y…. (mierda me falta otra calle por cruzar y aquí no hay semáforo) ok si, para poder llegar a la empresa tengo que cruzar la calle principal que va hacia zapote así que es peor porque no tengo qué me frene el tránsito de esa hora, así que afinamos los sentidos vemos hacia ambos lados y cuando vengan carros con una distancia considerable y a una velocidad de la que sea fácil frenar o esquivarme, es entonces que cruzo y es cuando digo “ahhhh por dicha ya llegué” y….(puta está el guarda que me cae mal ,pero eso es punto y aparte) y es así que entro al lugar donde paso la mayoría del día, con gente que veo más que a mi familia y amigos (nota: ellos también me ven más que a sus  familias y amigos).

Y así es como termina la aventura mañanera para un tipo común y corriente.

1 comentario

Eso de tornar interesante algo banal como la rutina de la mañana está excelente. (y) Chuza lectura.

Imagen de luisK.
Desconectado
Empezó: 7 Oct 2008
Karma: 159